DOJ (FRA) – SUICYCLE, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Habiendo modificado su nombre de DAWN OF JUSTICE a DOJ, este quinteto francés dejó atrás los cambios de formación para conseguir la estabilidad con sus cinco componentes actuales, los guitarristas Cedric Campays y Pablo GilleronRemy Bruguere como vocalista, Enzo Camarra en el bajo y Guillaume Bordenave al mando de la percusión. A pesar de su juventud y de contar con tan sólo un larga duración y un EP en su haber tienen a sus espaldas una década de actividad en la que los años de silencio no han sido infructuosos. El aprendizaje y la experiencia adquirida les ha servido para alcanzar una madurez que se traduce en su nuevo trabajo Suicycle, en el que nos ofrecen la mejor versión de sí mismos.

Nos encontramos ante una historia escrita por Remy, que nos hace partir de un mundo post-apocaliptico, que nace de su anterior EP Adventears, cuyo último tema “Nuclear storm suponía un final catastrófico para nuestro planeta. Este disco continúa el relato presentando una Tierra convertida en un rompecabezas de islas flotantes, devastada y desesperada en busca de un nuevo camino. Se trata de una lucha en oposición a la sobreexplotación del mundo actual, con una visión futurista y nada desacertada teniendo en cuenta el recorrido de estas nuevas generaciones de bandas venidas de la apatía generada por la crisis económica y social en la que aún hoy estamos inmersos, donde la concienciación, la acción y la autocrítica es inspiración para sus mensajes.

En el terreno musical continúan latentes las influencias de grupos como ARCHITECTS, ERRA o WHILE SHE SLEEPS y toques que van desde el rock progresivo hasta el ambient o incluso el minimal techno, con las que han creado su propia identidad como banda conformando un modern metal con un toque muy personal al oído.

Todas estas características juegan con una ambientación en la que los elementos se mezclan entre la brutalidad y el misticismo, la rabia y la serenidad, como puede apreciarse en “Airship 415J”, en la que un comienzo agresivo da paso a una parte central muy ambiental aderezada con la voz de Fanny Lehmann y un final muy melódico. Estos cambios de tempo en el desarrollo de las canciones introducen pausas, generalmente acompañadas por punteos o sintentizadores, que refuerzan el concepto futurista, como puede apreciarse en “Cathedral” y “Monster H”. Las guitarras también contribuyen a crear esta atmósfera con una gran variedad de recursos, que van desde punteos y solos hasta riffs que varían desde el metalcore más clásico hasta el djent.

La voz principal muestra diferentes registros, desde los guturales que conforman el grueso de las canciones hasta voces claras muy melódicas, destacando por tener un tono muy personal. En esta tarea suele estar acompañada por coros que aportan un tinte épico, muy apreciables en temas como “Ancestors”, “Trax” o “Spleen“, tema en el cuentan con la colaboración de Max Desgarnier, vocalista de sus compatriotas BACK GARDEN LIGHT.

No cabe duda de que DOJ no es una banda complaciente con su sonido y están en constante búsqueda de innovación en las melodías y ritmos de sus canciones. Así podemos encontrar diferentes registros, como “Cannibal”, que baja a tonos más graves consiguiendo un halo oscuro, “Solar energy”, donde aumentan las revoluciones, o “Chilly morning”, que supone un oasis de ambiente puramente minimal techno, llevada de la mano del guitarrista Cedric Campays, desmarcándose de la fórmula habitual ejerciendo de vocalista. Todos estos detalles demuestran que las influencias y gustos personales de todos los componentes provienen de estilos muy dispares, que han sabido aunar e irradiar a lo largo de todo el trabajo.

A pesar de ser una banda poco prolífica hasta el momento, su escasa discografía muestra solidez, talento y una evolución musical en auge, alcanzando un nivel de madurez y carisma que pronto puede llevarse de la autoedición a sacudir los escenarios de toda Europa.

Comparte:

COMENTARIOS