DÖ (FIN) – Black hole mass, 2020

Enlaces:

Desde el espacio exterior finés llega a mis manos el último trabajo de , una banda recomendable para aquellos oídos que disfruten de los sonidos de ENSLAVED y allegados. Practican doom psicodélico con tintes de stoner desde 2014 y viajan por el universo en cada uno de sus discos.

Están tan atraídos por el espacio exterior y la ciencia que lo estudia que, para este trabajo, se han rendido a sus fuerzas cósmicas llegando a cambiar sus nombres y escenificar, de esta manera, una suerte de sumisión personal a los deseos del universo. Como ellos mismos comentan, se despojan de su esencia. está formado en la actualidad por J’andrömeda (antes conocido como Deaf Hank) al bajo y voz, Teröid (antes conocido como Tarbuck), que se estrena en la banda con este trabajo como guitarra, y Kristös (antes conocido como Joe E. Deliverance) a las baquetas.

Black hole mass (el título ya nos da la pista necesaria para entender el motivo) está dedicado a los ganadores del Premio Nobel de Física del pasado 2020 (Roger Penrose, Reinhard Genzel y Andrea Ghez por sus estudios de los agujeros negros), ya que científicos como ellos son los que han aportado a la banda la inspiración para su música y sus estudios definen el concepto de este trabajo. Con Black hole mass se han rendido a la oscuridad y al fatalismo astral en los tres temas que lo forman.

El viaje comienza con «Gravity sacrifice«, sonando como un mantra dibujado por el diálogo de riffs entre guitarra, bajo y efectos de teclado en los que el portamento al máximo y el ataque lento de los sonidos utilizados confieren un ambiente sideral perfecto. Con todo ello consiguen crear en la mente la imagen y sensación de estar flotando en gravedad cero. Todo queda bien hilvanado y toma sentido con una línea de voz etérea en la que describe cómo se ofrecen en sacrificio a los deseos del gran maestro de luz que han encontrado ante ellos. Los dos minutos finales, en los que las notas con portamento de los sonidos del teclado salpican los compases que los forman, no dejan lugar a dudas de que han sido absorbidos por el cosmos.

Como muestra del viaje os remito al vídeo que acompaña a este tema y que aconsejo ver en pantalla grande, ya que describe perfectamente la idea que flota en todo Black hole mass y nos puede llevar a un viaje mental bañado de rojo y psicodelia. Por otro lado, confieso que no soy demasiado objetiva respecto a todo lo que está relacionado con el espacio, naves espaciales y astronautas (de pequeña me imaginaba viajando por Marte más que tocando el piano) y he conectado mucho con el concepto de todo el trabajo.

En «Plasma psalm» su naturaleza humana se ha mezclado con el universo cual David Bowman en 2001: Una odisea del espacio (recuerdo a mi pobre madre llevándome al cine y no entendiendo que una niña de once años quisiera ver ese tipo de películas; ahora ya lo tiene más claro). Es un tema sencillo con riffs de guitarra incluso bailables y con un estilo, me aventuro a decir, thrasher que sirve de buen interludio hacia el tema de diez minutos que cierra Black hole mass.

«Radiation blessing» se me antoja una buena combinación y demostración de doom, stoner y psicodelia desde el primer segundo. Tiene una cadencia hipnótica a lo largo de todo él y consigue hacer olvidar la duración que tiene al escucharlo. Las guitarras de Teröid dibujan un paisaje onírico en el que dejarse «bendecir» por las radiaciones de un viaje cerca de según qué asteroides, y están aderezadas por un discurso con voz femenina que tal vez haya pedido poner el productor o técnico de sonido para hacer el pasaje más ameno (ya se sabe cómo son a veces que no nos dejan hacer mil vueltas con dos acordes y nos «engatusan» para poner algo que «rompa» la monotonía), puesto que aparece justo en medio de un viaje musical que podría tener interés y personalidad propia sin esa parte.

Ya sea por el tema del universo y los viajes por él, por el ambiente que crean o por las buenas vibraciones que me han dado, estarán presentes en mi mente para ir siguiendo su evolución. Espero que no se hayan quedado dentro de la memoria de H.A.L. o se pierdan persiguiendo monolitos y que sus próximos trabajos sean igual de interesantes. Estaré atenta a su trayectoria y recomiendo la escucha de su música a todos vosotros.

Comparte: