DISTILLING PAIN – The silent collapse, 2014

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter

distillingpain01La escena del metal extremo de Galicia no deja de sorprenderme. Desde que comencé a trabajar en esta web hará ya unos dos años he tenido la suerte de recibir muchos álbumes y conocer muchas nuevas bandas gallegas que han terminado por condicionarme, de modo que cada vez que recibo un disco de death metal de esa zona me espero algo bueno. Quizá simplemente tengo suerte, pero el caso es que no falla. Los últimos en unirse a mi lista son DISTILLING PAIN, procedentes de Santiago de Compostela y formados según mis fuentes hace siete años. Debutaron en larga duración en 2010 con Irrational statements y ahora nos presentan su segunda obra, The silent collapse.

En este segundo trabajo el grupo muestra un death metal de carácter marcadamente melódico, que recoge sin tapujos la influencia del estilo sueco pero sin limitarse a reproducirla sin más. En lugar de ello, DISTILLING PAIN opta por enriquecer su sonido con toques técnicos y progresivos en la constante búsqueda de todo grupo de un estilo propio y único. Gran parte del contenido de The silent collapse recuerda al death metal melódico más añejo, como el de los primeros discos de AT THE GATES o EUCHARIST, con sus fácilmente reconocibles progresiones y su eclecticismo, pero su especial idiosincrasia remite también a algunos de los pioneros del death progresivo en Suecia, como EDGE OF SANITY.

Pero no todo suena a sueco en The silent collapse. Es fácil acordarse de Chuck Schuldiner al escuchar los contrapuntos de “Je suis la vérité” o “Gears of indoctrination”, por ejemplo, o de los alemanes OBSCURA cuando la banda nos sorprende con alguna melodía de bajo que se sale de su rutina rítmica. En este sentido nos encontramos ante un álbum muy homogéneo que resulta coherente con las tendencias actuales dentro del género y que se sirve de métodos de la vieja escuela para dar forma a un estilo plenamente identificable con el death metal moderno.

Sin embargo, en mi opinión es precisamente la homogeneidad el punto más débil de The silent collapse. Todos los temas cuentan con una gran variedad en sí mismos, con muchas partes diferentes, numerosos riffs y melodías pegadizas, pero la brevedad de estas partes por separado dificulta el retenerlas en la memoria. Al final la sensación es placentera pero quizá un tanto monótona, como si por momentos ese afán del grupo por traspasar sus propios límites les hiciera menos expresivos. Creo que es encomiable que unos músicos que además tienen talento para ello intenten sorprender continuamente, pero hay que cuidar ese equilibrio entre lo más sentimental y lo más cerebral, pues de lo contrario el resultado se queda a medio camino sin decantarse por ninguna de las dos vertientes.

Este efecto se hace visible al analizar por separado el trabajo de cada instrumento. Creo que gran parte del problema puede ser cierta tendencia a abusar de los blastbeats. El batería los clava perfectamente, y además se agradece enormemente que utilice blastbeats diferentes (cosa que no hacen muchos grupos mucho más famosos), pero creo que alargarlos demasiado les resta expresividad. Es la única mancha en una ejecución por lo demás notable. Las guitarras alternan continuamente entre las melodías y los riffs más sucios, con gran precisión y armonías muy cuidadas. Las voces se acercan más a lo que podríamos esperar de un grupo de black metal la mayor parte del tiempo, pero también alternan con rugidos más graves. El bajo ofrece, para mi gusto, la mejor interpretación del disco, consiguiendo ese equilibrio entre dificultad y expresión que, como decía más arriba, quizá se echa en falta en otros aspectos del disco. Lo que está claro es que la técnica instrumental es de un nivel elevado y se convierte en una parte integral del estilo de DISTILLING PAIN.

Por lo dicho hasta ahora puedo afirmar que The silent collapse muestra de sobra los méritos de DISTILLING PAIN. Creo que el disco es fruto de un esfuerzo sincero y serio. Si no fuera por los problemas mencionados podríamos estar hablando de algo mucho más grande, pero aun así el resultado final desde luego es digno de la atención de cualquier oyente curioso.

firmaantonioandrades

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS