DISILLUSION (DEU) – The liberation, 2019

Enlaces: MySpace Facebook BandCamp

Back to times of splendour, debut de DISILLUSION, es quizá uno de los álbumes de death melódico más infravalorados de principios de siglo. Dejó el listón tan alto que la formación germana decidió tomar un camino totalmente diferente en su segundo trabajo, tratando de evitar una réplica fallida. Gloria sorprendió a propios y extraños, aunque la reacción no fue la esperada ni mucho menos. Una parte del público, minoritaria, supo apreciar el cambio de estilo producto de la experimentación, si bien una gran mayoría no reaccionó positivamente.

Nada menos que trece años han tenido que pasar para darse las circunstancias que permitieran la continuación de su obra. La gran expectación que generó el anuncio de un tercer disco parecía jugar en su contra, creando unas expectativas que no suelen favorecer al artista, más aún teniendo en cuenta las buenas críticas que generó en 2016 su single Alea que no forma parte de este lanzamiento.

Tras varias escuchas podríamos decir que The liberation regresa al punto en el que muchos pensarán que debió continuar Back to the times of splendour. Es obvio que musicalmente esta mucho más cerca de su opera prima. No obstante, es muy probable que sin Gloria este disco no sería tan rico y variado.

De éste último encontramos un legado más velado, con alguna voz en off, algún coro lejano que aparece puntualmente y la búsqueda de estructuras poco convencionales. Por otro lado nos encontramos con aquel death melódico potente pero preciosista que se ganó al público. También profundiza mucho más en el aspecto progresivo, combinando con mucho éxito las voces guturales y las limpias muy al estilo de THE OCEAN COLLECTIVE y rememorando también a los laberínticos OPETH en lo intrincado de algunos temas, aunque no tanto en el estilo.

La propia arquitectura del álbum ya juega con texturas y estructuras diversas, con temas muy largos alternándose con otros de duración más estandarizada. “Wintertide”, “The liberation” y “The mountain” sobrepasan los doce minutos y gracias a ello pueden expandirse y forzar los contornos de una composición normal. Con un carácter más cinematográfico a lo DEVIN TOWNSEND que las pistas más cortas, no solamente resultan más complejos, sino que se permiten integrar instrumentos de viento y teclados que las dotan de cierta opulencia.

No quiere esto decir que el resto de temas sean mucho más simples, ya que en ningún caso se renuncia a los cambios de tiempo y de estilo, aunque sólo por la diferencia de minutos resultan más directos. En “The great unknown” hallamos un potente comienzo de gran death melódico con una parte central muy atmosférica, mientras que “A shimmer in the darkest sea” es una obra de orfebrería que tendría mucho que decir frente al último trabajo de TOOL. Cerrando el disco, “Time to let go” nos deja un dúo a violín y guitarra realmente memorable y “Between” nos deja reposando sobre aguas tranquilas con un toque de neofolk .

No cabe duda de que todos los miembros de DISILLUSION son grandes músicos, brillando cada cual en su parcela. Andy Schmidt ha progresado vocalmente y, aunque baja un escalón en las partes narradas, luce a un altísimo nivel, tanto en la parcela melódica como en los guturales profundos y sentidos, que llegan a recordar a Niilo Sevänen de INSOMNIUM.

Superando con nota todos los aspectos en los que podría ser juzgado, es éste un álbum técnico, potente, melódico y complejo pero fácil de escuchar. Poco más podría pedirse en un regreso que tenía la ardua tarea de igualar su mejor versión bajo el peso de las grandes expectativas que había creado. Tras tantos años de silencio, The liberation ha puesto fin a una larga espera, al tiempo que da lugar a una nueva.

Comparte:

COMENTARIOS