DISHARMONIK – The begining of agony, 2016

Enlaces: Facebook Youtube Twitter

De primeras suelo andarme con cuidado con todo lo que suene a black y salga de este país, por una muy sencilla razón: nos hemos acomodado y tras el pelotazo del género hace unos años, en un intento por escapar del underground, hemos caído en una dinámica de imitar determinados discos (puedo nombrar a BEHEMOTH y CRADLE OF FILTH, si acaso algunos dejes de DIMMU BORGIR) en los que se aprecia un muro de sonido acompañado de melodías ambientales, pero reforzando la brutalidad vocal constante para tapar vacíos.

Y es lo que más termina destacando, esos vacíos que no se sabe arreglar con tintes de otros géneros que podrían aportar frescura a un sonido que, dentro del estándar, terminan dando como resultado, un concepto abrumador y muy “true”, pero que no me dice nada de nada. Ni a mí, ni a los fans, que no terminan de saber si están escuchando algo potente, o que quiere hacerse pasar por potente.

Pero una vez cada X años, uno se tiene que llevar las manos a la cabeza, para llevárselas luego a los pantalones. Hoy, le ha tocado a DISHARMONIK.

Si bien ellos se definen como “melodic black metal” (ignoremos el valor actual de las etiquetas), saben escapar de esa nomenclatura con derivas muy dignas y agradecibles a orillas doom y heavy metal tradicional, o incluso proto-black. ¿Y cómo consiguen eso? Con la máxima de “hacer más con menos”. Y para nada quiero desmerecer a formaciones con más pistas, baterías que necesitan de cientos de platos y guitarras que se basan (con mucho acierto) en tremolo picking. Pero DISHARMONIK saben pasarse los cánones por el forro, tanto los tradicionales como los de vanguardias, y nos trae un señor discazo bajo el título de “The Beginning of agony”.

Y lo mejor de todo, es que lo hacen entre tres personas, con un vocalista que además es bajista y sabe dar juego con ambas cosas. Casi siempre suele perderse algo cuando ocupas los dos puestos a la vez; al menos en este género, y el sonido final se termina resintiendo. Se intentan tapar fallos saturando cosas, o doblando guitarras que luego no puedes defender en directo, y mil historias. En definitiva, gente que quiere abarcar más de lo que puede hacer. Pero no es el caso.

De primeras es sincero. De segundas, pesado y contundente sin necesidad de caer en blast beats eternos y poco creativos. Y de postre, variado. De ahí que mencione esa huida de géneros, porque tiene temas que son más cañeros, combinados con otros que no van a  millones de beats por minuto, y marcan la diferencia entre un doom y un blackened death. Obviamente con sus respectivos arreglos y técnicas. Pero lo importante es la variedad que aportan. Dentro del extremo menos lumínico, saben captar la esencia de diferentes estilos y volcarlos con mucha mano, para lograr el efecto deseado.

¿Qué aportan de nuevo entonces? Nada. A veces no hace falta aportar o innovar. Basta con saber hacer de manera creativa lo que otros ya han aborrecido. Eso es lo que le da un aire freso a ese armario lleno de naftalina. Y quiero citar a un compañero para reforzar cierta idea. “El black siempre ha sido 90% mierda repetitiva”. Valoro este tipo de opiniones por dos razones; la primera, que comparto la idea de cuestionar todo (desde autoridades a opiniones, por la carga reflexiva que conlleva), y la segunda, impacta decir esto porque siempre hay gente que puede extraer oro de la mierda. Y en un mundo virtual donde existe saturación, más en un género tan extremo y cegado por sonar “auténtico y tradicional”, te puedes encontrar gente que destaque y forma parte de ese 10%.  DISHARMONIK tienen ese honor. Bien ganado.

No quería jugar al “adivina las influencias”, pero vamos a probar. BATHORY (inevitable cuando abres un disco con una canción que se llama Blood Fire Death), CELTIC FROST, SATYRICON, DARKTHRONE… Tradicional a más no poder. Primitivo en el sentido más simplista, pero con una ejecución envidiable para muchos. Vuelvo a citar (esta vez es una frase algo manida, pero no por ello menos cierta) a compañeros. “Cualquiera puede tocar rápido, lo importante es saber hacerlo en tempos más lentos, y clavarlo”. ¿Y lo clavan? Ni lo dudéis. Porque salirse de la norma tradicional, cuando mamas de otros géneros (virguerías thrasher y death de primerísimas olas) y lo extrapolas a tu trabajo, notas el matiz. Notas la diferencia, y sobresales.

No quiero destacar un tema sobre otro de este “The Beginning of agony”, porque es de estos discos que funcionan en conjunto y, siendo fan del género, querrás escuchar en orden y de principio a fin. Nada de listas de reproducción. El disco entra, golpea y sale. Y si eres un glotón del black como yo, engullirás repetidas veces este lanzamiento.

Sí tengo que destacar, inevitable, las voces. No sé si es algo intencionado, o es que Periko (voz, bajista) no ha hecho incursiones en extremos oscuros antes (mea culpa por la falta de background), pero ha sido muy inteligente a la hora de grabarlas. No suelo utilizar la palabra “inteligente” para describir una voz, pero aquí toca. Es imposible notar cierta limitación a la hora de llegar a las técnicas actuales de growl y shriek, pero en vez de intentar quemarse la voz haciendo imposibles, o sobre-editando las pistas para que parezca algo que no es capaz de hacer, ha trabajado sobre ello, jugando con el factor “me sale de dentro” más que “esto es lo que gusta, y hay que hacerlo así”. Por eso mencionaba más arriba la sinceridad como valor añadido al proyecto. Si no tienes un entrenamiento vocal de ópera, o un coach de canto, o te niegas a grabar algo indefendible en directo, exprime lo que tienes. Poténcialo y realiza un trabajo que al final, será de sobresaliente.

Y es que solo así puedo definir este disco: un trabajo sincero, con un potencial magnífico, y que no dudo, en siguientes lanzamientos, alcanzará cotas que… bueno, otros solo pueden conseguir haciendo trampas.

Mención de honor para un detalle con el que los grupos me pierden. Abrir y cerrar el disco con temas que refuerzan la cohesión de una obra como conceptual, sin que esta lo sea precisamente, y rompiendo un poco con la dinámica del intro y outro.

Comparte:

COMENTARIOS