DISBELIEF (GER) – The symbol of death, 2017

Enlaces: MySpace Facebook

Disbelief - Symbol of deathHay grupos que de manera casual entran en tu vida y de los que, sin hacerte devoto, acabas queriendo saber de ellos de tanto en cuanto y te conviertes en coleccionista de casi todos sus trabajos. Es mi caso con DISBELIEF. En su momento adquirí una caja con sus primeros trabajos y según los iba engullendo me iban gustando más y más, hasta que, a partir de 66Sick empecé a saber de ellos puntualmente cada dos años, que es el tiempo que se tomaban para, de manera calculada, sacar nuevo disco. Si bien es cierto que no variaban en exceso su propuesta, cada vez conseguían atraerme más y Navigator y Protected hell fueron una culminación en mi opinión. Tras ellos vendría Heal! un producto raro de versiones y temas nuevos y vino el silencio, al mismo tiempo que la formación se renovaba solo quedando Karsten «Jagger» Jäger y sus características cuerdas vocales de los miembros originales, junto al pulso férreo de Jochen «Joe» Trunk en el bajo.

Entre medias de este silencio «Jagger» se unía a los míticos MORGOTH y parece que algo se le ha pegado de ellos cuando ha decidido dar continuidad a DISBELIEF con The symbol of death, después de siete años sin saber nada de la banda germana. Y es que la música de DISBELIEF siempre ha sido difícil de definir. En teoría parten del death metal, pero la lentitud de sus tiempos, el aura melancólica de sus guitarras, las voces que a veces se acercan al hardcore, la contundencia de sus ritmos, el groove de sus composiciones… les hacían ser una mezcla particular, original y bastante orgánica que tan pronto te hacía pensar en PANTERA o SEPULTURA, como en OBITUARY y BOLT THROWER, como en CROWBAR y EYEHATEGOD. Nunca han sido amantes de las exuberancias, DISBELIEF prefiere ir poco a poco hacia la autodestrucción con una música basada en la intensidad, en la densidad y en el cuerpo rítmico, generando que uno cabecee poco a poco.

Sin embargo en The symbol of death la maquinaria de DISBELIEF parece tornarse mucho más hacia el death metal, haciendo que los paralelismos con MORGOTH y ASPHYX, sus eternos rivales, vengan a la mente. Aunque con DISBELIEF no hablemos de un grupo para puristas, pues su mezcolanza sonora, su producción llena de capas que incrementa la sensación de bulldozer fuera de control y la particular voz de su cantante, lo convierten en un grupo que puede ser metido de forma equivocada en el saco de “grupos modernos”, DISBELIEF tiene mucho más de clásico de lo que se podría pensar y en este nuevo disco es lo que más llama la atención, esa vuelta de tuerca hacia un aura mucho más death de libro.

El trabajo es extenso, más de una hora y trece cortes que insisten en los mismos parámetros y en donde el protagonista es «Jagger» y las melodías veladas que en medio de la oscuridad sacan David «Dave» Renner y Alexander Hagenauer. El poderío rítmico sigue intacto y son estribillos como los de la propia «The symbol of death» o sobre todo «Nothing to heal» los que dan personalidad a los cortes. Si bien, también se aprecia, dentro del medio tiempo y la contundencia general un avance hacia otros ritmos y hacia un dinamismo mayor como en «Embrace the blaze» o «Rest in peace» con efectos orquestales incluidos. Incluso la producción es más putrefacta y más orientada hacia el riff que en el pasado.

DISBELIEF ha vuelto y lo hace con sus principios originales algo alterados. Quizás eso haga que hayan perdido algo de esa magia que inicialmente tenían y ya no sean tan difíciles de encajar en un sonido. Pero siguen con su capacidad de destrucción sónica intacta y es una buena noticia que se siga viendo el nombre de DISBELIEF en las tiendas de discos. «The symbol of death» es un paso más en la maquinaria bélica de una banda genuina.

Comparte:

COMENTARIOS