DIRTY YORK (AUS) – Feed The Fiction, 2013

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Twitter Reverbnation Otro enlace

Generalmente, todo el material que nos llega de Teenage Head Music es sinónimo, si no de excelencia, sí al menos de especial atractivo. De particular encanto, al menos para los que gustamos de sonidos añejos y que buscamos nuevas formaciones que reivindiquen lo tradicional, pero sin perder de vista los tiempos que nos ha tocado vivir. Porque sí, estamos ya en el segundo decenio del nuevo siglo (y milenio, no olvidemos), pero muchos hemos crecido musicalmente (y también físicamente) en las décadas de los 70’s y 80’s de la ya cerrada centuria pasada. Por eso, mirar atrás -para algunos- sea un ritual que se realiza de forma repetitiva y que forma un bucle infinito, aunque (eterna paradoja) reivindique lo claramente temporal.

DIRTY YORK es otra banda más que viene del país de los canguros, más en concreto de Melbourne, y que algunos conocerán de su paso por una edición pasada del Azkena Rock Festival. Esta vez lo hacen con un tercer LP que  sigue la estela de sus trabajos anteriores. Sí, quienes hayan escuchado  “Waiting On St. George” (2009) y su más reciente “Say Goodbye To Diamonds” (2011)  tienen mucho ganado para dilucidar por dónde van los tiros con “Feed The Fiction”. Y es que los australianos no desandan el camino, esa senda que de algún modo eligieron cuando se formaron hace ya unos cuantos años como sexteto de rock n roll clásico.

“Feed The Fiction” es básicamente blues / hard rock de alma sureña, con un sonido claramente influenciado por BLACK CROWES. Aunque haya matices (a diferentes escalas) de otras bandas como THUNDER, sus coterráneos MY DYNAMITE, los BAD COMPANY etapa Robert Hart e incluso AEROSMITH, desde luego el peso de los de Georgia es innegable e indisimulable.

Dentro de estas bien fijadas coordenadas podemos escuchar  desde medios tiempos como Dollar Bet Man, Free To Find Out o Thru The Filtered Light  (donde destaca especialmente el espíritu sureño del grupo) hasta composiciones más movidas como Sweet Sensation o Be Home and Alive  (ya empezamos a advertir desde el inicio que la armónica es un instrumento que encaja perfectamente en la filosofía de la banda), pasando por otras que recalcan aún más sus influencias como Speechless o Stitches In My Pocket. Incluso se pueden oír voces secundarias femeninas (caso evidente Can’t Wait To See Ya) o el sonido del “Master Seven” de KINGDOM COME en Keepin Me Up o el estribillo del inspirado Never Show.

Al igual que sus convecinos DIRT RIVER RADIO quizás abusen un tanto de los medios tiempos, ya que a los cortes citados al principio habría que añadir Why I Burn y See Beyond, lo cual no es impedimento –ni mucho menos- para disfrutar de un más que buen trabajo de rock de claro sonido americano.

Volverán a Europa en el mes de mayo, coincidiendo con la promoción del nuevo álbum, en la que será una gran ocasión de acercarse a comprobar si en directo son fieles al espíritu que desprenden en estudio. Ese ente de añejo hard rock que lo impregna todo, como si se tratara de aquella fina lluvia que cala los huesos en una fugaz tormenta de verano.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS