DEWOLFF (NLD) – Grand southern electric, 2014

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Youtube Twitter Otro enlace

dewolff03Todo comienza cuando los hermanos Pablo y Luka van de Piel, junto a Robin Piso, forman el grupo en el sur de Holanda allá en 2007. Influenciados, según ellos mismos dicen, por bandas como LED ZEPPELIN, T. REX y THE DOORS (vetustas en el tiempo), y otras más actuales como THE BLACK CROWES y THE BLACK KEYS, empiezan a dar forma un año después a su rock psicodélico con la edición de un cuatro pistas, debutando de forma más seria en 2009 con su LP Strange fruits and undiscovered plants. Antes de publicar su segundo álbum, Orchards/Lupine (2011), el power trío participa en el legendario festival Pinkpop y aparece en el famoso programa de la televisión alemana Rockpalast.

Todo marcha según lo previsto, o incluso mejor, ya que el disco alcanza el puesto número 11 en la lista holandesa de discos más vendidos, pero no todo queda ahí. 2011 es un éxito para la banda en todos los sentidos: Orchards/Lupine  es editado en Bélgica, Alemania, Australia, Nueva Zelanda…y posteriormente en Italia, participando en grandes festivales como Sziget (Hungría), Lowlands (Holanda) o Live Rock (Italia).

A España, como todo, su música llega un poco más tarde, con la edición de DeWolff IV (2012), un álbum dividido en dos partes, una más convencional u ortodoxa dentro del rock psicodélico que practica la banda, y otra (en forma de opus dei de 20 minutos) más extravagante y que, a un servidor, le enamoró desde el principio.

Grand southern electric constituye la vuelta de la banda al mercado discográfico, un regreso a la comercialidad, bien entendida y huyendo del término como algo peyorativo, una forma de decir “eh, no os asustéis, esta vez no os hacemos oír rayadas como las de “6th dimensión blues – V the telephone pt II” o “Vicious times””. Solo hay que escuchar “Satilla no. 3”, tema perfectamente radiable en casi cualquier emisora de radio, comercial, que no actual, todo sea dicho. O el magnífico “Stand up tall”, heredero de cortes como “Voodoo Mademoiselle”, con esos riffs energéticos y adictivos.

Con esto quiero decir que no hay sorpresa, quizás la mayor virtud de DeWolff IV y de la psicodelia en general, al menos para un servidor. No hay apenas referencias de THE FUGS o THE MOTHERS OF INVENTION, y sí de otros grupos como DEEP PURPLE en “Evil mothergrabber”, del In Through The Out Door de LED ZEPPELIN en “Wealthy friend” (sobre todo en la parte final) o de los grupos del hippismo de finales de los 60’s, como JEFFERSON AIRPLANE o GRATEFUL DEAD, en “Ride with you”, con esas guitarras acústicas y bajo especialmente acentuado.

Menos denso, menos pausado, así es Grand southern electric. Más movido. Menos complejo y más accesible para el oído en una primera escucha, adolece de la complejidad de la segunda mitad del disco anterior. Quizás la composición que constituya la excepción de la regla sea “A Little bit of lovin”, psicodelia pura de casi seis minutos, con un inicio muy swing y que nos muestra una convivencia muy interesante entre la elegancia del piano y el sinfonismo del órgano Hammond. Coros masculinos en contraposición a los femeninos de “Dance of the buffalo”, que aportan a este tema un alma genuinamente soul, espíritu que podríamos trasladar a “Ripple faced thing”, sobre todo en su inicio, de refinado trabajo al piano.

En definitiva, Grand southern electric sorprenderá a quien tenga su primer contacto con el grupo con esta obra, pero no lo hará a quien haya seguido su pista en los últimos años. Y no lo digo porque sea, ni mucho menos, mal disco (estos chicos nunca decepcionan), sino porque el riesgo que asumió la banda con DeWolff IV se ha minimizado en este nuevo trabajo. Eso para mí no supone un plus (aunque posiblemente a nivel de éxito salgan bien parados), sino todo lo contrario.

Con todo, estamos ante una banda con un talento incontestable, de eso no hay duda. Lo podréis comprobar, si queréis, en febrero y marzo, que es cuando vienen a España. Estoy contando los días que faltan…

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS