DEVOID OF THOUGHT (ITA) – Outer world graves, 2021

Enlaces:

– English version – 

DEVOID OF THOUGHT es una banda de death metal cósmico italiana, ideal para fans de FALLUJAH, BLOOD INCANTATION, TIMEGHOUL o DEMILICH, dadas las etéreas características de sus canciones, que explotan al máximo el virtuosismo de sus partes de una forma única y, por qué no, bizarra, si se quiere. Tras varios sencillos y EPs, Outer world graves salió como su primer álbum de larga duración en agosto de este año bajo el ala de Caligari Records y Everlasting Spew Records, y consta de cinco canciones con temáticas cósmicas y lo suficientemente psicodélicas para que, al poco de recorrer el segundo tema, ya puedas comenzar a palpitar con todos tus sentidos los colores del espacio exterior.

Digo segundo tema ya que en “Perennial dream”, que nos abre las puertas a este álbum, recorremos un camino de death metal de la vieja escuela, pero que florece con aspectos técnico-progresivos y unos guturales bien grávidos a cargo de Andrea Collaro (acreditado como AC), que, si bien tiene tintes etéreos, me sigue manteniendo «con los pies en la tierra” mientras sacudo mi cabeza al ritmo de todos los lujos de ambas guitarras. Ya en el inicio de “Four cerulean ways” es cuando empezamos a volar por la obscuridad y a sentir la melancolía y la soledad del espacio, con una magnífica intro a dos violas que es cortada con unos punteos apocalípticos al iniciar la estampida de la armada musical, trayéndonos de vuelta a la tierra con un segmento muy similar al mítico Scream bloody gore de DEATH.

Sin embargo, este tema es una montaña rusa de sensaciones y tonalidades (también atonalidades exquisitas, vale la pena aclarar) que, al parecer, no es más que un preludio para “Effigies”,  el Behemot del disco. Este track de once minutos es una pista que evoluciona a través de varios momentos, desde un inicio potente apelando al death puro y bruto, un segmento intermedio pausado, como si retomaran el aliento para encarar el tercio final, donde suben la apuesta y van por el grandilocuente y épico death metal. En todo momento los artistas involucrados explotan el máximo su potencial, desde ese solo promediando los tres minutos hasta la infinidad de punteos que existen en él y la lírica que está muy teñida por ambientes lovecraftianos, haciendo que la duración del tema se justifique, por lo menos desde mi perspectiva.

Tras esta magnífica pista finalizamos el disco con dos canciones bien terrenales, ya que en “Sidereal necrois” y “Stargrave”, si bien se mantiene esa veta de OSDM, se pierde esa sensación de terror cósmico por la aspiración brutal de una cruel y asfixiante metamorfosis (inclusive con un grito de estilo shriek que hiela la sangre allá por el minuto seis), que es lo que se nos relata en la primera. En la segunda, por otra parte, vuelve la atmósfera experimentada en el tema de apertura, pero no es más que una insinuación desde la letra de un viajero astral que cree haber engañado a la muerte pero que la arrastra consigo en su travesía sideral.

La iniciativa del disco es por lo demás ambiciosa, y confieso que, realmente, los viajes al espacio que experimenté fueron cortos y escasos. Sin embargo, es la técnica y el virtuosismo de los músicos la que atrae y seduce con todos sus artilugios, su capacidad de generar atmósferas tan complejas como densas y etéreas y lo prolífico de sus relatos que, como ya dije, tranquilamente podrían tomar elementos del escritor estadounidense que creó relatos de tenebrosas ciénagas del horror. Por mi parte siento que tienen capacidad de sobra para encarar este viaje espacial en un cien por cien, como lo hicieron en “Effigies”, que es su caballito de batalla. Pero a pesar de ello, es un disco que disfruté mucho y lo recomendaría totalmente para cualquier oyente, más allá de que esta rama del metal escape de mi zona de confort. Así que los invito a seguirlos en sus redes para no perderse cualquier tipo de novedad que nos preparen.

Comparte: