DERIVA – Eclepsys, 2012

Enlaces: Facebook

DERIVA es un proyecto surgido de la necesidad de dar vida a las composiciones e ideas musicales de un músico de vuelta de muchas cosas. Tras una larga trayectoria en el seno de bandas de su Soria natal (Sol Negro, Pangea,…), Javier Hernández, que así se llama el cerebro detrás de DERIVA, toma la determinación de grabar con sus propios medios las canciones que la falta de musicos comprometidos impide que salgan a la luz. Tan solo la guitarra de su amigo y compañero Carlos Rubio acompaña, en algunos pasajes del disco, a las guitarras, bajos y baterías programadas de Javier Hernández.

La idea principal que acompaña todos los cortes de “Eclepsys” es la de progresividad. Pensad en el término y en los cauces que toma cualquier grupo al amparo de la etiqueta “Rock progresivo” y os haréis una idea del profundo eclecticismo, dentro de unos parámetros estilísticos concretos, que atesoran los dieciséis temas. La autofinanciación y autograbación tan comunes -e inevitables- en las bandas de rock actuales (incluso en las muy consolidadas) no han sido obstáculo para una sonoridad cristalina. De hecho cabe felicitar a Javier por el gran sonido conseguido, siendo un placer su escucha y superando incluso a grabaciones más convencionales (en cuanto a medios técnicos) y con más presupuesto. Ni siquiera el uso obvio de baterías programadas resta calidad al conjunto de temas.

“Eclepsys” arranca con “Estrella del Este”, una potente descarga de metal progresivo con los constantes cambios de ritmo que vamos a encontrar en toda la obra, y que aquí me recuerda a aquel “Blood of the Snake” de Derek Sherinian. Toneladas de hard rock al más puro estilo tradicional se abren camino entre los diferentes cortes del disco, caso de “life Groove” y “Vía muerta”; “City Stream” posee un groove ciertamente adictivo. Las atmósferas marcadas de “La fabrica y la flor” se pasean también a lo largo de todo el disco, que junto a la capacidad armónica en las composiciones del autor consiguen que la contínua escucha del disco se haga amena y mantenga el interés. El Power metal (en artefactos contundentes como “Ckopoctb”, “El Laberinto”, “XXesXX”) también es una de las principales líneas argumentales de todo “Eclepsys”. Un viaje por los arpegios de “Es por ti” nos lleva a un concepto del rock progresivo más marcado por los grandes de las seis cuerdas -y unas influencias a veces jazzísticas- que por bandas como los imprescindibles Dream Theater y/o cualquiera que nos venga a la mente bajo esa etiqueta. Estamos ante un disco que, como su portada, se mueve estilísticamente entre blancos y negros, pero que sus texturas le dan la profundidad necesaria para que deslumbren unas muy buenas composiciones.

Sólo la extensa duración del CD puede suponer un problema para el público de escucha más voluble. 16 temas es una cantidad ingente en los actuales tiempos de “dale una excucha y corre”, pero hemos de recordar que “Eclepsys” no está compuesto y grabado para satisfacer la pretensiones de alguien que no sea, en primer término, su creador. Javier Hernández, o lo que es lo mismo, DERIVA, ofrece la música que viene largo tiempo acompañándole y por la necesidad última de mostrar su obra que todo creador posee. Gran trabajo, Javier.


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS