DER GEIST (Ita) – The Pain We Don’t Feel, 2012

Enlaces: Facebook

Es un poco frustrante acercarte a buscar información de una banda y no encontrar casi nada o nada, o simplemente abstracciones poéticas e irreales que solo se creen ellos mismos. No sabes si todo esto es para dar una imagen de verdaderos metaleros, o una cuestión  de comercialidad encubierta. Todo esto me suena contradictorio, incluso gracioso. Cuando te hacen llegar el disco para darse promoción, incluso cuando al nombre de la banda lo rodea más de un soporte en internet para darse a conocer. Todo ello me da que es para darle un aura de misterio y que fans y sellos se interesen por ellos. 

Puede que en muchos casos ese aura de misterio haga efecto. Ya sea por el uso de nombres extraños, simples iniciales, el uso de hábitos con capucha o máscaras. Pero el mundo del Metal con esta masa de bandas que salen cada día y cada minuto. Solo queda en imagen indiferente de aquello que puedan transmitir musicalmente. La banda italiana se esconde bajo una uniformidad y máscaras que esconden sus rostros, no sé si por tributo a su tierra o por un aire a la película La Naranja Mecánica. La formación decide plasmar musicalmente ese Death melódico que ha ido rodando a los mundos del Deathcore o más propiamente el Metalcore.

Tenemos ese entrelazado de voces graves, pero entendibles por su vocalización , y voces agudas, salvajes pero sin llegar a ser cristalinas y suaves. Estos trabajos se basan completamente en las guitarras, no llegando a ese estatus que le dio nombre al estilo con bandas como IN FLAMES / DARK TRANQUILLITY / AT THE GATES y muchas otras, siempre en su época más demoledora. Aunque cuando nos acercamos a cortes del final del disco sí podemos encontrar algo más de complejidad y primitivo toque. La banda italiana se basa más en un melódico Metal que reparte en influencias antes otorgadas, haciendo de sus composiciones asequibles y palpables para un metalero que no exige demasiado para con una banda.

Como digo son las guitarras las que hablan mayormente, con una amplificación limpia imprimen pasos de una manera sencilla como en «A Moment», con algo más de relevancia en «Desert» o «Another Cutting Weapon». Con complejidad aplaudible en «The Court Of Guilty Ones , las guitarras son arropadas con una base más machacona y distorsionada, más con un excelente juego en las voces. También tenemos un tema que se sale un poco de la línea, donde muestran una buena agresividad en «Animals». Un disco actual que abre las puertas a que el abanico de metaleros se interesen por el metal un poco más extremo.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS