DENIM CASKET (USA) – Demo, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Batería, dos bajistas y uno de ellos vocalista. Sludge, crust y grind en una cinta que dura once minutos y contiene seis temas. Todos estos ingredientes hicieron que no dudase mucho o casi nada en decidir hablar de DENIM CASKET, banda de Idaho que debuta con esta demo, cuya portada ya me hacía sospechar que estaríamos ante un eslabón perdido entre el noise y los primeros trabajos de NAPALM DEATH. Además soy firme defensor del papel del bajo en la industria musical del ruido. Un buen bajo distorsionado hace maravillas sin necesidad de guitarras. Hay unas cuantas bandas que pueden corroborar esto, algunas de las cuales son capaces hasta de recrear eternos ambientes de belleza opresiva como es el caso de BELL WITCH. La acidez de EYEHATEGOD se sublima de esta manera en una banda como DENIM CASKET, que además añade la rabia de unos primigenios NAPALM DEATH o BRUTAL TRUTH, con lo que no podía dejar escapar la oportunidad de enfrentarme a esta breve pieza de destrucción musical.

Mi intuición no se equivocaba. En estos seis minimalistas cortes obtenemos una paleta sonora corrosiva y estruendosa que revuelve nuestras entrañas. Nada más escuchar la distorsión de los dos bajos y los patrones de la batería, pensé en JOHN ZORN. No en NAKED CITY ni en PAINKILLER, sino en MOONCHILD, el proyecto en el que el músico avant garde americano recuperó su pasión por el ruido, uniendo fuerzas con el sempiterno Joey Baron, el sorpresivo Mike Patton y, he aquí el nexo de unión con DENIM CASKET, el bajo de Trevor Dunn. En DENIM CASKET Jeremy, Luke y Mike siguen, queriendo o sin querer, la misma línea atronadora en donde las cuerdas gordas conducen la distorsión hasta el límite de los altavoces. Obviamente la ejecución resulta pesada, fangosa, con lo que el dinamismo y el salvajismo está concentrado en la agresiva y punkarra voz y en la batería que añade destrucción a las partes más gruesas y aporta velocidad y agresividad a todo el resto.

Como si uno se encontrara en un ataúd enterrado en vida, DENIM CASKET, que es lo que precisamente quiere evocar con su nombre, es la banda sonora de una obsesión por escapar. No busques melodía, aquí sólo encontrarás distorsión y agobio; desde el minimalista inicio, el más grind de todos, con “Reverse egg“, hasta la breve instrumental “Vape coffin“. Los dos bajos andan tortuosos entre riffs afinados en el subsuelo y acoples calculados para dialogar con la escupida voz de Jeremy. “Ham is hog butt” es un buen ejemplo de ello, al igual que, desde un punto de vista mucho más sludge y destructivo, “Permanent marker“, donde los bajos dibujan distorsiones llenas de barro y líneas interesantes por encima de las voces esquizofrénicas. Todo esto resumido en poco menos de tres minutos, que es lo más largo que han compuesto DENIM CASKET, cuya mayor virtud sería la perfecta comunión que consiguen entre los primitivismos del punk, el grind y el sludge, sin que sean una banda al uso de ninguno de los tres estilos.

Como siempre digo con este tipo de productos, DENIM CASKET no es apto para todos los estómagos. Cuando la delgada línea entre el ruido y el arte musical está difusa, uno tiene que poner bastante de su parte y a ello contribuye la atronadora producción conseguida por Steve Gere, que a veces, como en el doomy riff de “Au jus blanc“, se torna en zumbido hiriente, necesario para completar el sonido del grupo. Apocalipsis sonoro desde el subsuelo. El perfecto ejemplo de lo que sería el arañar de unas uñas en el ataúd de un muerto viviente.

Comparte:

COMENTARIOS