DENIA – Rest in Doom, 2011

Enlaces:

denia07Desde luego si nos dicen que Rest in Doom, segundo y nuevo compacto de DENIA, ha sido facturado en tierras escandinavas, nadie se echaría las manos a la cabeza. Ejemplos de esa internacionalidad bien entendida ya la tenemos en otras bandas nacionales como KILMARA, RISE TO FALL, PHRYGIAN GATES, VIVID REMORSE, DEEP END o ECHOVOLT, por citar tan solo unos ejemplos. Estas bandas se mueven en estilos diferentes pero su especial idiosincrasia les hace ser perfectamente exportables a Europa, algunos, y al mercado norteamericano otros.

En esta ocasión Jaén se cubre de nieve y las deidades del norte de Europa la visitan en forma de música, esa que un genio creativo como Joey Denia es capaz de concebir y forjar. Mentiría si dijese que soy la persona adecuada para realizar una reseña positiva y explico por qué. Mi admiración por Joey viene de lejos, y data de su etapa aorera con bandas como PARADISEND y HARDLEYWOOD. Todos sabemos qué le ocurre al seguidor de un músico cuando éste cambia de forma sustancial su envite. Ya pasó con CELTIC FROST tras facturar sus fantásticos Morbid Tales (1984) y To Mega Therion (1985). Las inquietudes artísticas de Tom Warrior y cía hicieron que ahora podamos disfrutar de una joya como Into The Pandemonium (1987), en su tiempo muy criticada e injustamente valorada. Es solo un ejemplo. Se trató al grupo de vendido y no sé cuántas cosas más. Así somos en nuestro movimiento: si algo nos gusta intentamos aferrarnos a ello y, eso sí, apoyarlo con fervor y sobre todo fidelidad. Si algo cambia sustancialmente solemos recurrir a la lapidación general y en masa.

denia06Por eso, creo que tras reconocer mi fidelidad a la etapa AOR de Joey, puedas pensar que mi reseña de Rest In Doom (The Goth Opera) a priori puede resultar negativa, más cuando el doble cd (·29 cortes!) como su segundo nombre indica, es una ópera gótica (con matices). De hecho me costó asimilar su primer disco, No Life After Love (2009). Indudable y objetivamente presentaba una calidad acorde con el nivel de sus músicos (Joey Denia, Mario Infantes y María José Erena, los cuales repiten en éste), pero a un seguidor de otro tipo de corrientes musicales quizás se le hiciera un tanto enrevesado e interminable.

Y he aquí que este nuevo trabajo sí me ha sorprendido, y me ha encantado. Desde luego va bastante más allá que aquella primera toma de contacto con los sonidos del norte europeo en 2009, y adquiere una personalidad bastante evolucionada. Sí, creo que el secreto de esa cierta innovación respecto al primer cd, es la interconexión de DENIA con el pasado de Joey, y siempre mirando al futuro, en mi humilde y modesta opinión. Dentro de ese metal / rock de corte escandinavo, con una fuerte personalidad gótica y a la vez cercana a lo sinfónico sin caer en él, el grupo añade de forma no sé si premeditada (supongo que Joey lo lleva en sus genes), unas guitarras y líneas melódicas que me recuerdan a los proyectos pasados de éste. Estos matices no se encontraban a gran escala en su primer disco, lo cual hace que éste último sea más variado, fresco y directo, a la vez que más extenso, maduro y con más arreglos si cabe. ¿Contradicción?

Cierto es que DENIA en la contundencia de algunos de sus temas sigue recogiendo influencias de unos NORTHER por ejemplo, la emotividad de unos ETERNAL TEARS OF SORROW o los arreglos, atmósferas y melodías de los últimos discos de AMORPHIS. Pero va más allá, un paso adelante, y supongo que aquí tendrán que ver, aparte de las influencias de MJ Elena (NLAL), voces limpias, y Mario Infantes (GOD BLESS US), voces extremas…, las de Joey, cabeza pensante de este artefacto que genera y atrapa sentimientos de forma especial. Me ha parecido sentir guitarras primas lejanas del Fin del Paraiso o de Houston! You Have a Problem… Escuchad si no, y es solo un ejemplo, el inicio instrumental de Vacuum. Y hay más, bastantes más matices de este tipo.

Detallar tema por tema sería algo quijotesco, no por su acepción fantasiosa, sino por su extensión. No obstante sí que hay algo quijotesco en un trabajo que ha hecho enloquecer a Joey, después de la gran cantidad de grabaciones, escuchas, automatizaciones y demás procesos que requiere una empresa de este tipo. Él mismo reconoce haber perdido cierta objetividad que esperemos que las reseñas del disco, a modo de Sancho Panza, le hagan recuperar, ya sean negativas o positivas. Ópera goth de 29 tracks que pide una continuación a gritos…

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS