DELAWARE – Delaware, 2013

Enlaces: MySpace Facebook

La gran ventaja de mantenerse en el underground es sin duda la posibilidad de prescindir de concesiones comerciales. Cuando un músico asume que puede hacer arte sin pretender con ello conseguir fama puede permitirse ignorar modas y escribir la música que realmente le apasiona. Este es quizás el enfoque de DELAWARE, un grupo de Barcelona de heavy metal ajeno a las tendencias actuales de los medios y el público mayoritario que en este EP de presentación, que consta de cuatro temas más un bonus, optan por un enfoque mucho más tradicional.

Delaware es el nombre de un estado americano, y en este caso se ajusta perfectamente a una banda que incorpora a su estética y su identidad, así como al contenido de sus letras, el interés por la historia de América, la conquista del Oeste y las culturas amerindias. Un gancho original y una rica fuente de inspiración que refuerza la personalidad del grupo.

Y no es este rasgo lo único que tiene DELAWARE de americano. El estilo que practican es heavy metal clásico, en el que pueden apreciarse trazas de JUDAS PRIEST en las partes más rítmicas o MANOWAR en las más épicas, pero con una fuerte influencia del speed metal que puede recordar a bandas como los canadienses EXCITER y, sobre todo, del power metal. Pero que no se confunda el lector: no estamos hablando del conocido power metal europeo bombástico y edulcorado, sino del estilo de heavy metal más potente que en los ochenta se practicó en Estados Unidos, a medio camino entre el heavy y el thrash, de la mano de grupos como VICIOUS RUMORS o JAG PANZER.

Todo esto es especialmente notable en el single, Little Big Horn, que narra la batalla histórica entre George Custer y las tribus reunidas por Caballo Loco, saldándose con la muerte del primero en lo que varios autores consideran uno de los grandes fracasos militares de la historia. Pero lecciones de historia aparte, el tema es efectivo y pegadizo (me he sorprendido a mí mismo coreando el estribillo) y ejemplifica la dirección a la que el grupo parece tender. Los otros temas son de un heavy metal más estándar, si bien potente y perfectamente ejecutado.

El sonido es claro y contundente, y las aportaciones individuales de los miembros fácilmente apreciables. Quizá en este apartado sí se nota más la influencia europea: el trabajo de guitarras, de gran nivel técnico, es de corte netamente neoclásico. En cuanto a la voz de Héctor Llauradó, poco que decir, es lo que más me ha gustado del grupo. De verdad, este hombre canta muy bien. La voz solista es uno de los puntos más importantes en este género y en este caso tenemos a un cantante de alto rango pero con gran potencia, que puede recordar por su estilo a Tim Owens o Daniel Heiman.

El EP se cierra con una versión en inglés de Little Big Horn que es en mi opinión lo mejor del EP. Pienso que el inglés, por su ritmo, métrica y fonética, se ajusta mucho mejor a una música como esta, especialmente teniendo en cuenta la temática, ¿por qué no aprovecharlo si tienen un cantante que sabe pronunciar? Además, y sobre todo, esta versión se ve beneficiada de la colaboración de Javi Gianno en la voz, que intercambia líneas con Héctor y añade coros, aportando variedad y color.

El grupo acaba de empezar como quien dice, de modo que espero que sigan creciendo. Resulta muy difícil destacar en un género en el que han aparecido tantísimas obras maestras a lo largo de tanto tiempo, de modo que habrá que esperar para ver si DELAWARE tienen lo necesario para hacerse notar. De momento, su carta de presentación anticipa grandes resultados.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS