DÉHÀ (BEL) – Ave María II, 2021

Enlaces:

Si hace unas pocas semanas, cuando publicábamos la reseña de Doomed youth, auguraba que este músico belga que se hace llamar Déhà acabaría editando solo en este año 2021 una decena de trabajos, hoy podemos confirmar que esa barrera ya se ha superado, y aunque no ha sido para él un año boyante en cuanto a lanzamientos como fue el 2020, sí ha sobrepasado la docena. El año comenzaba con la edición del EP Music for road trip, dónde el artista desempeña su particular visión del trance y la electrónica, para acabar con el single (de dieciséis minutos) editado más recientemente, The cadence of gallows. Entre medias una notable cosecha de álbums, singles y EP´s con los que disfrutar de las múltiples caras del oficioso músico en todas y cada una de las aristas del metal extremo.

Hoy vamos a darle cabida a su último larga duración Ave María II, el cual podríamos encuadrar dentro de esos trabajos en los que Déhà apuesta por componer un solo tema y en el que echa mano de alguna colaboración, esto es, como dueto. En esta ocasión ha unido fuerzas con la vocalista soprano Madicken de Vries de la banda GREAT COLD EMPTINESS para dar forma a una suite de cuarenta y tres minutos titulada “Morituri te salutant/Obliviscaris” y que haría las delicias de cualquier seguidor de bandas como BATUSHKA ya que en él vamos a disfrutar de un funeral doom con un componente atmosférico exquisito y ese cariz eclesiástico con la que la vocalista holandesa pincela muchas de las partes de este trabajo.

Como suele ser habitual en Déhà, Ave María II está lejos de ser un trabajo para pasar el tiempo y el músico pone un empeño tal en composición y ejecución digno de alabar. La larga marcha con la que “honran” al icono femenino católico es un corte que bien merece una escucha tranquila y se entendería que a más de uno y de una la cosa se le indigestase, ya que la canción se desarrolla como si de un hilo argumental se tratase. Eso sí, si te llega a atrapar, estás rendida. A lo largo de su escucha me imagino en el interior de una catedral gótica el día en el que se celebra el funeral por toda la humanidad; el fin de los tiempos. La agonía total y absoluta que se respira en el disco puede resultar desoladora y todas aquellas situaciones que te hacen sentir atribulado se manifiestan aquí a golpe de metal funerario y cantos gregorianos. Me han encantado las partes en las que Déhà aparca la distorsión de bajo y guitarras y toca el piano haciendo gala de su formación clásica en este instrumento.

Excelente y celestial trabajo, sin duda. El músico se ha currado una ambientación sublime que te traslada directamente al imaginario que ha querido recrear. Es además un ejemplo de lo bien que pueden casar las tendencias extremas del metal con la música clásica si detrás se esconde un gran compositor. Sin tener que recurrir a orquestas sinfónicas o secciones de cuerda tan vistas hoy en día por ejemplo en bandas de metal sinfónico, simplemente con guitarra, voz, bajo, batería y piano este hombre es capaz de armar una banda sonora de católica decadencia.

Dios te salve María II,
llena eres de gracia, el Señor Déhà es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las ediciones
y bendito es el fruto de tu vientre belga.
Santa María II, Creación de Déhà, ruega por nosotros,
Metaleros y pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén

 

Comparte: