DEEZ NUTS (AUS) – Binge & Purgatory, 2017

Enlaces: Facebook Otro enlace

El título del primer álbum de DEEZ NUTS define a la perfección su filosofía de vida: Stay true. Dentro de una evolución, porque no tienen dos álbumes iguales, estos australianos han hecho lo que han querido y cuando han querido. Sus tres primeros álbumes eran una mezcla de hardcore y rap con letras centradas en la farra, el alcohol… En definitiva, una de las mejores bandas para una fiesta hardcore.

Pero, su anterior álbum Word is bond fue su obra más oscura, madura y seria tanto en la estética como en la música y las letras. En una entrevista a New Noise magazine, el vocalista JJ Peters admitió que durante el periodo de composición pasaron por un momento bastante jodido y que por eso mismo decidieron plasmar su mal momento de esa manera: portada oscura, videoclips oscuros, música oscura y letras oscuras. Es simple.

Del negro de Word is bond pasan al rosa de Binge & Purgatory, pero no os dejéis engañar: Este es también un disco serio, y detrás de la imagen de la portada hay una metáfora sobre los excesos de la vida (sobre un fondo rosa, sí, pero al fin y al cabo sigue siendo una metáfora).

Además, las letras son un reflejo de su estilo de vida: tocar y vivir al límite solo para poder sufrir las consecuencias después, añorar a la familia y a los amigos durante las giras. El propio JJ Peters comenta que «por primera vez en su vida» ha podido escribir sobre lo que sentía y no sobre temas banales. De estas declaraciones se puede extraer que DEEZ NUTS quieren que se les tome en serio de una vez por todas.

A primeros de febrero, cuando salió el videoclip de «Binge/Purgatory» (en el que por cierto, tienen mucha importancia las luces rosadas y rojizas) hubo división de opiniones en los comentarios de YouTube. Y no es de extrañar, porque no es un tema al que DEEZ NUTS nos tengan acostumbrados. La única manera que se me ocurre para definirlo es un tema de rap clásico, con guitarras en vez de bases electrónicas. Las influencias del rap son también evidentes en otros temas, como «Commas & zeros» con un estribillo pegadizo o la groovie «Discord«, en la que hay una parte donde JJ Peters asume prácticamente todo el protagonismo.

Pero tranquilos, que hardcore también hay. Y mucho. Como por ejemplo, «Carried by six» (32 segundos), «Remedy» (que puede ser una canción de THE OFFSPRING después de una sesión de musculación y anfetas), o Hedonistic wasteland» que son puro hardcore-punk a lo EVERY TIME I DIE mismamente. Pero el sonido made-in-DEEZ NUTS lo encontramos en «Break out«, «Lessons learned» (pelos de punta con los coros hooliganescos que hay hacia la mitad), o «For what it’s worth?«. Por último, tenemos también tres temas más rítmicos pero igualmente intensos: «Antidote«, «Cakewalk» y la final «Do not as I do«.

No tan oscuro como su anterior álbum Word is bond, este Binge/Purgatory demuestra que quieren que se les tome en serio. Andrew Neufeld de COMEBACK KID ha conseguido crear un sonido claro, pulcro y cristalino, lejano al de muchas bandas del estilo -que siguen apostando por un sonido más punky y garajero- pero aun así, siguen sonando intensos. DEEZ NUTS siguen manteniéndose fieles a su estilo: ¿El hardcore? No hombre, hacer lo que les sale de los cojones, sin importarle las críticas y lo que digan los demás.

Comparte:

COMENTARIOS