DEATHCRAEFT (GRC) – On human devolution, 2020

Enlaces:

Desde los memorables primeros trabajos de MORBID ANGEL, y probablemente de más atrás, el imaginario del autor estadounidense H.P. Lovecraft ha representado una de las principales influencias literarias en el metal extremo. Resultaría hasta cierto punto interesante diseccionar cuánto de ello viene propiamente de la mano del autor y cuánto es obra de la abundante iconografía que se ha creado alrededor de sus relatos; si bien Lovecraft se suele categorizar como fantasía o ciencia ficción, probablemente esa sea una distinción más práctica que otra cosa, reminiscente de una época en la que la única manera de eludir el prejuicio de la crítica hacia la narrativa de terror consistía en refugiarse en etiquetas más amplias. Con el tiempo, el haber guardado a Lovecraft en el cajón de la literatura fantástica ha permitido sacar a relucir su faceta de «creador de universos» o worldbuilder (además de otras facetas mucho menos atractivas de su personalidad), lo cual ha desembocado en una gran abundancia de arte, tanto amateur como profesional, basado en su obra.

Del mismo modo, con el paso del tiempo la temática lovecraftiana en el metal extremo se ha convertido en sinónimo de una serie de licencias que permiten a las bandas expresar sus gustos por lo majestuoso y lo ceremonial, sin perder nunca la vertiente oscura y agresiva propia de esa música. Tras dejar su impronta en la literatura y las artes plásticas, ahora lovecraftiano ya es casi un término con significado musical en el mundo del metal. Partiendo de esa base, queda patente que DEATHCRAEFT se ha propuesto exprimir al máximo esta idea.

En este On Human (D)evolution, su primer lanzamiento, la formación griega nos ofrece un death metal aderezado frecuentemente con teclados, coros y acompañamientos musicales de todo tipo; elementos que suelen recibir, habitualmente, el apelativo de sinfónicos dentro de este contexto musical. Por si esto fuera poco, y más teniendo en cuenta que se trata de un álbum debut, la otra gran pata de la mesa en la que se apoya su estilo es en unos riffs muy cercanos al thrash metal. La aceleración propia del estilo que se confiere a las canciones logra crear una dinámica muy buena entre las partes más lentas y arrastradas y otras más aceleradas en las que todos los instrumentos estallan en un frenesí de velocidad. Es en el plano compositivo, sin embargo, donde encontramos uno de los mayores claroscuros del disco: aunque DEATHCRAEFT logra sorprendernos en momentos puntuales con algunos giros inesperados, en otros las canciones se sienten repetitivas y monótonas hasta la saciedad, presas de una falta de ideas que casa poco con la naturaleza ecléctica de la banda.

Este componente thrash que mencionaba antes no es para nada despreciable o secundario; de hecho, en más de una ocasión es el elemento conductor de las canciones. De este modo, On Human (D)evolution presenta un buen número de riffs con un ritmo marcadamente thrash, en los que únicamente el constante doble bombo nos recuerda que estamos en un álbum de metal extremo. Por otro lado, a más de uno el apartado vocal le recordará sorprendentemente al de Guillermo Izquierdo de ANGELUS APATRIDA: agudo y agresivo, y ciertamente alejado de los cánones propios del death/black.

Si algo destaca por encima de lo demás en este lanzamiento es la genial interpretación de los guitarristas, destacable especialmente en los magníficos solos que hacen acto de presencia en la mayoría de canciones. El resto de instrumentos quizá no brillan al mismo nivel, pero sí que mantienen el listón alto, y es que se nota que DEATHCRAEFT es una banda formada por músicos con experiencia previa de otros proyectos. Sí, la música se categoriza como death y podría incluso acercarse al black, pero la interpretación es precisa y limpia, y la producción está claramente orientada a reforzar esa sensación. Esto puede llegar a mostrarse contraproducente, ya que por ejemplo en el caso de la batería el bombo resulta excesivamente agudo, y quizá le habría sentado mejor a la música un tono algo más cavernoso.

En conclusión, se puede afirmar que On Human (D)evolution es un inicio prometedor para los griegos DEATHCRAEFT. Como ya he comentado anteriormente, a nivel compositivo tiene sus fallos, con canciones que se hacen repetitivas al abusar de la misma idea durante demasiado rato; no obstante, esas ideas son un material de base muy bueno, y seguramente DEATHCRAEFT sabrá moldearlo para acabar de asentar su gran potencial como banda.

Comparte: