DEATH OF ALL GODS (ITA) – Different ways of feeling pain, 2012

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter

deathofallgods01Al parecer, en Italia están dejando atrás el Power Metal sinfónico (no veía la hora) y están brotando grupos ciertamente interesantes dentro del Death Metal. De nuevo el sello italiano Wormholedeath nos brinda otro discazo, esta vez de sus compatriotas DEATH OF ALL GODS, quinteto formado en 2009, y que tras su demo de 2010 «Fragment of thoughts» se echan al ruedo con un debut enorme.

La base del álbum es el Death Metal, pero sin alejarse demasiado se pegan un homenaje a sus gustos que van desde el Death melódico (lo que más predomina) al Metalcore, sin saturar al personal ni siquiera con una parte deshechable, sabiendo qué y cómo meter en cada momento. La voz de Luigi Valenti (también en BLOODTRUTH) es de las que a un aficionado al old school es imposible que no le guste, bien gutural, sin florituras y oscura como la noche (gracias por no incluír voces limpias -no cuentan las femeninas de Summoning my demons porque quedan de miedo- eso convertiría «Different ways of feeling pain» en una mediocridad). Eso y esos toques de melodía hacen de este Death Metal de lo más entretenido sin perder ni un ápice de fuerza ni agresividad.

Para destacar, los toques Thrash de la variada Solitude, la excelente combinación del riff groovie-melódico de la aplastante Summoning my demons (temazo de los gordos), la caña directa de The carcass of freedom o la final Unavoidable sin, tremenda muestra de la habilidad del grupo en combinar todos los elementos presentes en su música con una exquisita rotundidad. Y, sinceramente, todos los temas incluídos tienen partes grandiosas, siempre basadas en las guitarras, absolutas protagonistas que pierden algo de fuerza en lo que para mí es el único error de «Different ways of pain».

Ese es mi pero, y sabiendo lo sibarita que soy con el sonido de este instrumento, del que soy un auténtico apasionado, la batería, donde creo que no suena como debería, demasiado saturada en momentos (sobre todo en los blasts), con un exceso de volumen y un sonido casi de programación. Esto, como todo, va en gustos, y seguro que a alguien le encantará, pero una batería más «natural» sería lo perfecto para redondear la jugada, por otra parte rozando la maestría, de estos cinco muchachos.

A pesar de esto el disco es simplemente una pasada, y de nuevo este sello italiano ha dado en la diana al ofrecer un nuevo grupo joven, con calidad y con unas ideas que se necesitan en el género como el aire para respirar. Por ello, gracias Wormholedeath, y sobre todo, gracias DEATH OF ALL GODS. Quiero más.

miguelfirma

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS