DEADEND IN VENICE (GER) – See you on the ground, 2011

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Twitter

 

En el Death metal melódico pasa como en todos los demás géneros: hay que ser muy buen@ o tener grandes ideas para no ser uno más, para poder sobrevivir en el difícil negocio de la música y no caer en el olvido. No sé qué pasará en el futuro con este quinteto alemán, pero con solamente un disco ya han sentado la base para ganarse el respeto de l@s fans y la crítica. Es complicado que un debut, en pleno 2011 y hablando de Metal, sea brillante y no caiga en tópicos habituales y repetición de riffs mil veces escuchados. Por eso, ojito a DEADEND IN VENICE, que tampoco son creadores de un nuevo estilo, ni mucho menos, pero en estas pocas líneas os voy a explicar por qué me encanta «See you in the ground».En primer lugar, no veo justa la etiqueta «Melodic death metal» para ell@s, ya que la voz femenina de  Annabell Klein aporta un añadido de originalidad en la música de la banda. Es difícil de asimilar una voz de mujer en un grupo de Death metal que no suene como sus compañeras de ARCH ENEMY, SINISTER o WALLS OF JERICHO, y es que la música sí se puede englobar dentro de la parte más melódica del Death metal (o no, según opiniones), pero la voz «normal» (y muy correcta) de Annabell amplía el campo de visión para DEADEND IN VENICE. Musicalmente, toques de CHILDREN OF BODOM (ese solo en «Brain execution»), mucho de IN FLAMES y grandes dosis de Power, Speed e incluso Metal clásico («Last chances», por ejemplo), pero una voz femenina como si fuesen un grupo de Gothic metal acercan al mainstream metalero a est@s aleman@s.

A destacar la primera «Hate sweet hate» (trallazo en toda regla) o «Long way home», ejemplo claro de cómo la voz de Klein mejora de forma notable una buena canción transformándola en un temazo. Todo ello con un gran sonido y una más que correcta técnica musical. Es por eso que DEADEND IN VENICE me atrevería a decir que pueden gustar más a l@s que tiran más al Power metal que al Death, ya que sí es verdad que la voz de Christian Litzba pone la nota agresiva en el disco, pero las melodías tiran más al Heavy (los primeros acordes de «Dirty little princess», por ejemplo, suenan bastante parecidos a los del comienzo del «Metal gods» de JUDAS PRIEST) que al Death, aparte de no ser un disco con canciones excesivamente rápidas.

También hay un cierto componente comercial pero del que me gusta a mí, nada de estribillos facilones de cualquier grupo actual del Metalcore más ordinario o de los últimos y acabados SOILWORK; me refiero a que la accesibilidad y posible «comercialidad» la centran en unos grandes estribillos una vez más aportados por la voz femenina, como en la final «Tomorrow never comes». Asíque es de recibo aconsejar «See you in the ground» a tod@s aquell@s degustador@s de buen Metal, así, sin demás etiquetas (que ya habéis comprobado que no sirven demasiado para grupos como este). Aún así, existe un pero: la duración. En ciertos casos, un álbum corto es positivo, pero este no es el caso, a mí me faltan uno o dos temas más, y es que media hora me ha sabido a poco. Honestamente, no sé a dónde llegarán, pero, tal y como afirmé al principio, lo más difícil ya lo han hecho: editar un gran debut. Esto, añadiéndole un poco de suerte (o mucha, visto el panorama), hace que el futuro sea propicio para DEADEND IN VENICE. Además, gran nombre.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS