DAWN OF TEARS – Act III: The dying eve, 2013

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter

dawnoftears23No es nada nuevo decir que los madrileños DAWN OF TEARS son uno de los mejores grupos estatales de Death melódico. Es por eso que se esperaba mucho de este segundo disco completo, tercero si contamos su mini «Dark chamber litanies». Ya pasaron siete años de su debut «Descent», y el quinteto apuesta todo en este nuevo disco editado por el interesantísimo sello finlandés Inverse.

Ante todo hay que decir que no hay grandes cambios musicalmente hablando, cosa que creo que es de agradecer, ya que su estilo es uno de mis favoritos dentro del Metal. Lo que sí se aprecia en este nuevo trabajo es una madurez notable desde sus inicios, un disco que llega fácilmente al oyente gracias a sus excepcionales melodías y un cierto toque más «mainstream» que en sus comienzos, aunque el grupo siempre combinó muy bien lo que es el Metal puro con toques casi comerciales, apoyándose en influencias sinfónicas y góticas.

Mejoría en el sonido (aunque en sus dos anteriores discos no era en absoluto desdeñable) y en las composiciones, con protagonismo absoluto en las guitarras, que realizan la labor predominante mostrándose en ocasiones rápidas y afiladas y en otras tranquilizadoras (ejemplo: la tremenda The darkest secret, uno de los temas destacados que transmite esos sentimientos enfrentados). Sin duda, el trabajo de las seis cuerdas ha sido el más notable en la evolución del grupo, con menos presencia quizás de los teclados (más orientados al sonido del piano que antes), pero con las mismas ganas de transmitir las emociones de las que puede presumir la banda desde sus comienzos.

La voz de J. Alonso sigue encajando perfectamente en el estilo del grupo, adaptándose a cada momento como un guante. Y la sección rítmica igual, un complemento perfecto que hacen de DAWN OF TEARS uno de los más esperanzadores grupos del estado, y este tercer acto así lo demuestra.

El grupo ha asentado su estilo, con un disco que suena mucho a los últimos (y algo de los antiguos también) DARK TRANQUILLITY, de los que hicieron una de las mejores versiones del tributo a los suecos «The final resistance», pero sin ser una mala copia de ellos (vaya, es que ni de lejos…). La parte más dura del disco llega al final con The 7th seal donde sacan su lado más oscuro (incluso con un deje claramente blacker), y tras la calmada instrumental Oceans se despiden a lo grande con la brutal Prize denied, uno de los mejores y más completos temas del grupo hasta el momento.

Este «Act III: The dying eve» es un disco muy completo, que no defraudará a sus seguidores (entre los que me incluyo) y que espero que gracias a su contrato con Inverse lleguen a donde se merecen. Ya llovió desde que los conociera en Vigo en el Revoltallo, donde me recomendaron encarecidamente que no me los perdiera, y claro, obedecí. Y desde aquella…

Seguimos buscando fuera lo que hay en casa, señores…

miguelfirma

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS