DAWN OF EXTINCTION – Rebirth of hate, 2017

Enlaces: Facebook

Cuando un grupo de metal extremo surge a partir de músicos con orígenes más clásicos, se nota. Esto se traduce en un sentido de la melodía mayor y en un dinamismo de las composiciones más tradicional y estructurado. La clave en este tipo de grupos para que el producto ofrecido funcione es que los elementos más actuales y agresivos encajen bien y no se encuentren metidos con calzador. En este sentido los valencianos DAWN OF EXTINCTION ofrecen un buen escaparate en su debut en largo Rebirth of hate. La semilla del diablo la puso el propio Cristian Juárez, vocalista principal y guitarrista de esta formación, para dar salida a su lado más agresivo, para lo que contó con su hermano Daniel y más tarde con Marcos en el bajo y Jorge en la batería, más adelante en los albores del 2017 sustituido por Alexis. Los cuatro conforman un conjunto que parte del heavy y el thrash, llevado hacia terrenos del death melódico y el metalcore, para lo que el grupo hace uso de dos juegos de voces antagónicos que recuerdan a SCAR SYMMETRY o MERCENARY, tamizados por un aire más moderno que me hace pensar en grupos de nuestros lares como HIRANYA.

Para ser la primera incursión discográfica de DAWN OF EXTINCTION después de un EP hace tres años el contenido está muy madurado. Musicalmente los temas dan un buen repaso tanto de riffs entrecortados como de solos y melodías más heavys y partes contundentes y groovies. Todo ello en estructuras variadas pero que no pierden el norte en el mucho que ofrecer, poco que ordenar, que a algunos grupos les cuesta. El sonido peca de ser un poco mecánico o artificial, especialmente en la producción de la batería que en algún momento puede dar la impresión de ser programada y no es así. Por el contrario la voz melódica está muy conseguida en la mezcla: es aquí donde se ve la raíz más clásica de los miembros del grupo, siendo la voz agresiva la que tiene menos personalidad, sin por ello ser mala. La conjunción de ambas y la variedad musical antes citada son las cartas de presentación fundamentales de este grupo.

En cuanto a las composiciones, debo confesar que a Rebirth of hate le cuesta arrancar, pero luego consigue enganchar y en segunda escucha ser mejor apreciado. La culpa la tiene para mi gusto un tema que destacaría sobre el resto y eso que es de los que más protagonismo dan a la voz melódica: «The ashes of an ordeal«, un tema que lo tiene todo, punteos, riffs, técnica en los solos, groove y una combinación de voces sobresaliente. Hasta ese tema, el disco resulta notable pero le falta algo, si bien su apertura con «Lies» ofrece buenos mimbres. Después de este «temazo», por decirlo llanamente, el disco no baja de nivel y también tiene momentos álgidos como la propia «Rebirth of hate«, que empieza de forma contenida, sigue de manera desatada y acaba con buenas melodías vocales; y hacia el final «Motherfucker«, tema contra la violencia de género, y «False promises«, que son dos cortes de extensión reducida pero de los más contundentes del plástico.

Suelo ser analítico en los debuts por aquello de sacar bondades pero también puntos de mejora, como si estuviese en un análisis estratégico de empresa, pero lo cierto es que DAWN OF EXTINCTION tiene más de lo primero que de lo segundo. Sólo le hace falta darle un poco de brillo a la semilla del odio de la que nace y seguro que hablaremos de un grupo con cera para rato. Mientras tanto Rebirth of hate es un disco a tener muy en cuenta para amantes de lo clásico y también de lo actual que disfruten tanto de la melodía como de la agresividad.

Comparte:

COMENTARIOS