DAWN OF DISEASE (DEU) – Ascension gate, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Siempre es una alegría que un proyecto que has descubierto hace pocos años vuelva con nuevo material, pero cuando apenas ha transcurrido un año desde aquel soberbio Worship the grave, el cual también tuvimos el placer de someter a crítica, la alegría se junta con la sorpresa, esperando por supuesto que sea como mínimo igual de bueno que el ya mencionado trabajo en 2016.

Una vez más es Napalm Records la discográfica encargada de editar el arte de DAWN OF DISEASE. Su nueva impía creación, Ascension gate, recoge las virtudes de la banda (que no son pocas) y ofrece un toquecillo ligeramente distinto pero que no hace más que madurar la identidad de estos alemanes. Puede que nos encontremos ante el disco que haga que esta formación consiga el reconocimiento que sin duda merece, a pesar de que le tengo más cariño a Worship the grave debido a que fue el disco con el que descubrí a la banda.

No es que este disco me haya gustado menos, nada más lejos; considero que es más variado, sobre todo en cuanto a ritmos se refiere. Juegan más con las pausas, los medios tiempos, con los ritmos más ‘rockeros’, consiguiendo con esto que cada vez que entra en escena un tupa tupa al más puro estilo AT THE GATES o un blast, se note muchísimo más la velocidad a la que son capaces de ir. Pero no sólo han dotado de más variedad a la percusión. Las cuerdas trabajan mucho más las atmósferas, tanto con melodías más simples (pero muy efectivas) navegando encima de riffs endiabladamente rápidos, como cuando los que mandan en la melodía son riffs rasgados con punteos  de fondo. En cualquiera de los casos, Ascension gate suena más oscuro, y eso es gracias a las guitarras, con total seguridad.

Eso sí, de igual manera que no han dado la espalda a su identidad, tampoco lo han hecho con sus posibles influencias, volviendo a recordarme a KATAKLYSM (especialmente en «Mundus inversus«), HYPOCRISY o DISMEMBER entre otras. También es cierto que esas presuntas inspiraciones musicales habrán ayudado a que el sonido de DAWN OF DISEASE sea el que es a día de hoy, con lo cual, es obvio que estas se noten.

Me gusta mucho que la música ponga la connotación melódica y que contraste de manera tan brutal con esas voces guturales, que a pesar de no variar apenas en registros, no se hace tedioso.

Resumiendo: un nuevo pepinazo el que se han cascado los de Osnabrück, con una producción perfecta para la ocasión. Estoy seguro de que les granjeará subir a lo más alto en relativamente poco tiempo, donde merecen estar sin ninguna duda.

Comparte:

COMENTARIOS