DARKTRIBE (FRA) – Voici l’homme, 2020

Enlaces:

Otro de los sellos que, aparentemente sin hacer ruido, han ido lanzando discazos de muy buenas bandas de diversos estilos es Scarlet Records. El sello italiano ha editado discos de BULLDOZER, FUROR GALLICO, VISION DIVINE, STORMLORD, LAHMIA, SADIST, FROZEN CROWN, HATESPHERE, ATLAS PAIN o CELLADOR. Ahí es nada. Pues entre todas estas bandazas tenemos que agregar la edición del nuevo disco de DARKTRIBE, que son quienes nos hacen hablar de Scarlet Records a modo introductorio.

Estos franceses formados en 2004 debutaron en 2009 con un EP titulado Natural defender al que se han sumado otros tres largas duraciones entre las que se encuentra su más reciente obra, Voici l’homme, sobre la que hoy hablamos. Muy buen disco de power metal es este que presenta DARKTRIBE, que no persigue de manera obsesiva esos patrones típicos en el estilo, combinando de manera muy natural con recursos de otras ramas metálicas, obteniendo un power metal fresco, enérgico, actualizado, pero que incluso así tampoco se desentiende de lo clásico.

Primeramente, Anthony Agnello no acostumbra a sobreesforzar con tonos en los que no se encuentre cómodo, cosa de la que a veces se peca en el power o el heavy metal, obligados por la estúpida necesidad de ensalzar los agudos como ingrediente indispensable. Pero, amigos, se puede cantar power metal de muchas y válidas formas. Surfea con sus cuerdas vocales de manera plácida sobre la instrumental sin dejarse arrastrar por la corriente que plantea, proponiendo melodías independientes, pegadizas, pero que de vez en cuando enganchan bien con terminaciones de melodía de las guitarras, aportando versatilidad. Claro está, hay momentos en los que las melodías de las cuerdas y las de la voz reman en la misma dirección, pero no es el mecanismo dominante en Voici l’homme, cosa que un servidor agradece.

Por lo que a la instrumentación respecta, también nos encontramos ante un trabajo versátil que no le hace ascos al coqueteo con el metalcore clásico o el thrash metal e incluso hace alusión en muchas ocasiones a lo progresivo. Además, el sonido de las guitarras, más próximo a estilos de metal más agresivos, aporta ferocidad, potencia y rabia al global, resultando un power metal que, a pesar de ser bastante melódico, no pierde ni un ápice de caña y contrasta a la perfección con los distintos recursos que se emplean a lo largo del disco. Muy buen trabajo también con los acompañamientos de fondo, creando (cómo no) muy buenas ambientaciones y llenando esos huecos que a veces pasamos por alto. Mención especial para «Symbolic story«, sin duda alguna mi favorita del disco, en la que despliegan todas sus virtudes, influencias y recursos técnicos, resultando además de uno de los temas más dinámicos del disco, también uno de los que más tralla imprimen, tirando de recursos más extremos tanto en guitarras como en la batería, arremetiendo incluso con un blast beat hacia el tercio final del corte. ¡Brutalísimo tema!

Si te va el rollo de bandas como KAMELOT, CELESTY, FIREWIND, THORNBRIDGE o incluso alguna etapa de STRATOVARIUS, no dudes en darle cera a esta nueva obra de DARKTRIBE, porque seguramente sea de tu agrado, trozo de mierda inmunda. Estamos ante lo que puede ser una nueva y grandiosa eclosión del power metal en Europa, que de ir por el camino que indican este tipo de bandas, podría llegar a colocarse cerca de la época dorada del power metal, el de la década de los 90, el que molaba, joder, no como yo, que creo molar, pero en el fondo soy un mierda. 

Comparte:

COMENTARIOS