DARK QUARTERER (ITA) – Pompei, 2020

Enlaces:

La vetePortada del disco Pompeirana banda italiana DARK QUARTERER regresó el pasado noviembre con su octavo trabajo de estudio titulado Pompei. Formados a mitad de los 70 como una banda de versiones (OMEGA R), deciden cambiar su nombre a principios de los 80 y comenzar a componer sus propios temas. Tras cuarenta años de formación los italianos siguen en un buen estado de forma compositivo, tal y como demuestran en su nuevo álbum. Un trabajo basado en sucesos ocurridos hace más de 2000 años, cuando la erupción del Vesubio sepultó varios núcleos urbanos de Italia; entre ellos, la ciudad de la Antigua Roma Pompeya.

El disco consta de seis temas, de los cuales ninguno tiene una duración inferior a los seis minutos. Canciones largas, necesarias para el desarrollo de la obra conceptual. Como no podía ser de otra forma, Pompei comienza con el protagonista principal de esta historia. “Vesuvius” es un tema narrado desde el punto de vista del volcán que habla de la finitud y la necesidad imperiosa e irremediable de expulsar todo el veneno interno para poder sentirse mejor. En cuanto a lo musical, DARK QUARTERER dejan claro dónde están sus orígenes, y las décadas de los 70 y 80 impregnan el sonido de las guitarras y teclados.

Pompei tiene un aire de ópera heavy/rock gracias a la intensidad y teatralidad que encontramos en todas las canciones del disco. La interpretación vocal de Gianni Nepi es sin duda uno de los responsables de darle intensidad a los temas, acompaña a la perfección los constantes cambios de ritmos y se amolda en las partes más oscuras. Aunque en algún momento la voz pueda resultar excesivamente aguda, sin esos pasajes no se llegaría a transmitir el ambiente infernal que se debió vivir durante la erupción. Un claro ejemplo de esto lo encontramos en el tercer corte, “Panic”.

Sin ser un disco de metal progresivo, sí que encontramos influencias en la mayoría de las canciones en las que, de forma paulatina, se abandonan los ambientes agónicos y asfixiantes en favor de pasajes más melódicos y épicos. Las influencias setenteras se van diluyendo y las guitarras pierden en velocidad pero ganan en emotividad. Esta transición converge en el maravilloso tema que cierra el álbum: «Forever”. Si bien antes destacábamos la labor vocal, no podemos olvidarnos del trabajo instrumental. La instrumentación no solo sirve como hilo conductor de la trama, sino que guitarra, piano, batería y bajo compiten en sincronía para captar tu atención, complementándose entre sí para desembocar en interesantes partes instrumentales como la que encontramos en la segunda mitad de “Plinius the Elder”.

Por último, me gustaría destacar la fantástica portada realizada por Paolo Girardi y la buena producción del disco. Una producción sobria y equilibrada que, aun con un sonido actual, consigue trasladarnos a los orígenes de la banda. DARK QUARTERER tal vez no hayan tenido la fama internacional de otros grupos de su generación. Sin embargo, con este nuevo trabajo, los italianos demuestran que la veteranía es un grado y después de cuarenta años de carrera se puede seguir componiendo excelentes discos.

Comparte: