DARK NIGHTMARE (GRE) – Beneath The Waves Of Winter, 2012

Enlaces: MySpace Facebook

Es increíble la cantidad de lanzamientos de calidad que se dieron el año pasado. De hecho, casi todos los géneros han sido revitalizados con discos de imponente calidad, y uno de ellos es el tradicional, mas no inferior, Heavy Metal. Desde los grandes como ACCEPT hasta los futuros clásicos como CHRISTIAN MISTRESS han logrado plantarse como los mejores trabajos del 2012 en lo referente al duro Metal.

Entre esos destacables lanzamientos se encuentra una banda de Grecia, que lanzó su segundo álbum en 2012. Su nombre es DARK NIGHTMARE, banda de Epic Heavy Metal, con su “Beneath The Veils Of Winter” que será reseñado en este artículo.

Bien, el disco comienza con The Battlefield Calling My Name y sus teclados bombásticos, en un claro llamado a la batalla. Y ese es el momento en el que la guitarra se hace presente con una clara representación de la NWOBHM, es decir, riffs filosos y pesados, que cuando aumentan la velocidad se vuelven viciosos para el oyente. Sin embargo, este primer tema es un tanto repetitivo en cuanto a los riffs, apreciándose dos secciones primarias que no varían en todo el desarrollo.

De primera oída se nota claramente que los teclados tienen un objetivo más atmosférico que de protagonismo, se desempeñan con el objetivo de acompañar, no de tomar las riendas de los temas.

El tema homónimo del disco (Beneath The Veils Of Winter) comienza con un ritmo más acelerado que el tema anterior, añadiéndole un tanto más de vértigo en un desempeño excelente de la base rítmica, donde se destaca el bajo, audible y omnipresente, como debe ser en el Heavy Tradicional. Un tema muy entretenido, que tiene lo que le faltaba a “The Battlefield…”, es decir,  dinamismo.

Are We Free? comienza rápida y sin piedad, en un arranque muy disfrutable que se irá diluyendo para darle forma a la canción y darle espacio para que un muy correcto Yiannis Papadimitriou (guitarrista y vocalista) haga su trabajo de ponerle voz a las composiciones. Definitivamente es un tema con mucho gancho, que en su segunda mitad se vuelve espectacular gracias a un excelso solo de guitarra combinando potencia y melodía, y un final a pura velocidad para darle el toque final a la cabalgata sonora.

En Living A Lie las cosas siguen filosas, con una línea de bajo memorable mientras las guitarras machacan constantemente en un tema realmente tremendo, convirtiéndose en uno de los mejores del disco; en el que todos los elementos se encuentran enaltecidos, inclusive los teclados que se encuentran más cómodos que nunca, encajando perfectamente en el desarrollo de la composición.

Hora de un interludio instrumental. Si, The Art Of Dreaming es precisamente eso, un instrumental acústico muy entretenido, que se desarrolla rápidamente sobre la misma base rítmica, que se va modificando levemente en su melodía para mantener al oyente atrapado, interesado por lo que escucha.

Y con una base similar a la anterior comienza Sometimes, para luego soltar la potencia de las guitarras, desarrollando un tema lento y un tanto repetitivo, donde los teclados simplemente quedan pagando en el intento de lucirse, porque al estar bajos en la mezcla simplemente no se oyen como deberían al estar por debajo de las guitarras. Si bien sobre el final las cosas mejoran bastante, el resultado es una canción de relleno, simplemente olvidable.

Y de un punto flojo, pasamos a uno muy alto. Es que en Tears se desarrolla el tema más épico de la placa, con una introducción sublime y muy melódica, que de a poco va aumentando de intensidad, hasta la aparición de las voces donde las intenciones de la banda quedan claras: una balada sentida y memorable. 5 minutos sin desperdicio.

Tras la calma, llega la furia, y de eso se encarga The Voyage, que ataca directamente con riffs duros y una batería a puro doble bombo. Probablemente sea el tema más veloz del álbum, debido a la contundencia de Dimos Konstantinidis tras los parches. Sin lugar a dudas, este se destaca como el mejor tema de la placa, por velocidad e intensidad; realmente un final digno para un disco que con algunos altibajos logra salir victorioso a pesar de todo.

Y si bien The Voyage es el último tema compuesto por Dark Nightmare, no lo es del disco, ya que incluyeron un discreto pero interesante cover de The Wizard, un temón de aquellos, autoría de los clásicos URIAH HEEP.

“Beneath The Veils Of Winter” es un buen disco, con algunos altibajos, pero también grandes temas, que sin duda merece ser recomendado y escuchado por los fanáticos del Heavy Metal de corte tradicional.

DARK NIGHTMARE son:

Nikos Michalakakos – Bajo

Dimos Konstantinidis – Batería

Yiannis Papadimitriou – Guitarra, Voces.

George Karagiannis – Teclados

 
 
 
 
 
 
Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS