DANTALION – …And all will be ashes, 2016

Enlaces: Facebook BandCamp

La banda gallega DANTALION ya hace tiempo que es toda una institución. Desde sus inicios hace ya más de dos décadas siempre dio qué hablar y en mis estanterías tengo devoción por When the ravens fly over me y All roads lead to death, con ese sonido frío y afilado de black al mismo tiempo sanguinario y depresivo. La evolución del grupo se estaba haciendo cada vez más clara. Las composiciones se iban centrando cada vez más en la melodía y el ambiente, hasta que en Return to deep lethargy, su último disco con voces black, incluyendo una versión de KATATONIA, uno ya podía sospechar que estábamos ante un epílogo introductorio de algo nuevo.

Así fue. El décimo aniversario de DANTALION dio lugar a un cambio de logo y de sonido. Pasando del black atmosférico con toques depresivos, al doom melódico con algún toque death pero sin apenas rastros de black. La palanca para este nuevo movimiento la puso Where fear is born, primer trabajo con la voz aspirada y profunda de Diego. Pero faltaba un punto de apoyo. Ese punto de apoyo es …And all will be ashes. Un disco que cambia el punto de mira hacia SWALLOW THE SUN, DOOM VS, NOVEMBERS DOOM, NOVEMBRE… y que musicalmente consigue redondear el nuevo camino tomado por DANTALION, al que hay que acercarse obviando el pasado.

Este nuevo trabajo está mucho más centrado, mejor grabado y más asentado en ideas. La línea seguida por DANTALION en …And all will be ashes ya es la que les queda por recorrer. Se busca evocar con melodía, ritmos pesados, la cavernosa voz de Diego combinada con otras más claras e incluso algunas limpias y apareciendo un trabajo solista por parte de Brais y Andrés mucho más completo. Además, el grupo logra un dinamismo que para mi gusto en su obra pretérita se perdía un poco en inconexiones. Me sirve de ejemplo «Desperation nights» un tema que me recuerda a PARADISE LOST en los últimos trabajos que están sacando. Corte pegadizo, variado en ritmos y voces pero con un hilo conductor muy marcado y una estructura bien construida.

Temas que se desarrollan con calma, dejando hablar a los instrumentos y sobre todo, y vuelvo a insistir, a las melodías, como el magnífico solo de entrada de «Fleshly sin» que parece como si Carlos Santana se hubiese vuelto doom, o incluso «A river of depravation», tema más extremo, más death por momentos, que también tiene mucho sentido de la melodía y una estructura muy progresiva, con algún pasaje donde la voz parece un cruce entre fantasmal entre el black frío y el sonido mortuorio del doom. O su magnífica continuación con «Crimson tide», un corte muy representativo de los sonidos de DANTALION actualmente, probablemente mi favorito del disco, por sus claroscuros constantes (y la influencia de MY DYING BRIDE y los ANATHEMA del The silent enigma).

De hecho, los cortes, aunque sean extensos (dejando a un lado «Tears of ash» que no deja de ser un interludio acústico para relajar nuestros oídos), no nos hacen perdernos en el abismo, gracias a la gran labor rítmica del recién llegado Fontán (en especial en «Shadows doomed to die» o el ya citado «A river of depravation») y del fundador Villa, que es el que conduce los temas de manera férrea, mientras la pareja de guitarristas da variedad a los mismos con punteos, riffs y solos cargados de emoción. Por otro lado el sonido conseguido me parece el más adecuado para lo que busca …And all will be ashes: limpia, poliédrica, pero también natural y con acento en las sensaciones transmitidas.

Eso sí, y precisamente por lo antedicho, siete temas (interludio incluido) que recorren 40 minutos de música me parece un poco escaso, sobre todo cuando la inspiración parecía ser acertada y DANTALION deja desarrollarse a las canciones con comodidad y relajo. Aunque sea cierto aquello de que lo bueno si breve dos veces bueno, también uno tiene la sensación de premura en servir este plato. En cualquier caso si un disco como …And all will be ashes deja con ganas de más, es que está bien hecho.

Comparte:

COMENTARIOS