CVINGER (SVN) – Embodied in incense, 2016

Enlaces:

cvinger01Desde el sello nacional Art Gates Records nos hacen llegar el disco de los únicos eslovenos que forman parte de su elenco de artistas. CVINGER, formados en 2012 y con una demo, un EP, un single y dos LP contando el que hoy reseñamos, nos ofrecen un black metal oscuro, rápido y ejecutado con mucha rabia por parte de todos y cada uno de sus miembros.

La verdad es que el disco me ha gustado, pero no muestran nada que no se haya hecho antes. A día de hoy, para destacar, a veces no basta con hacerlo bien. Tiene muy buenas ideas este blasfemo cuarteto, con las cuales podrían, yo creo, arriesgar un poquito más en cuanto a originalidad para aportar algo más de frescura a su música.

El sonido, algo desequilibrado en la mezcla, es bueno, aunque por culpa de esa falta de equilibrio las guitarras se ven afectadas en muchas ocasiones, apreciándose más la atronadora batería o las voces. Es una pena, porque como os decía antes, tienen muy buenas ideas, y hay muy buenos riffs en este disco, pero un poco faltos de protagonismo. Me recuerdan muchísimo a grandes bandas del género, como MARDUK, TSJUDER, incluso en ocasiones a ENTHRONED o a 1349. Sí, son de esos. Son de esos grupos que al escucharlos, te hacen alzar una mano a la altura de tu cabeza, otra cerca del diafragma y engarfiar los dedos de sendas manos hacia tu cuerpo, a la par que en tu cara se dibuja la más malvada de las muecas. Sus riffs y batería a toda pastilla suenan única y exclusivamente a black metal del impío, del que si lo escuchara un miembro del clero, sangraría por los oídos, y muy probablemente, también por los ojos.

Algo que me gusta mucho en este tipo de bandas, y que CVINGER también emplean con frecuencia, son los arpegiados. Otorgan un aura maligna al conjunto de la música, que muy pocos recursos pueden, y usados con criterio, siempre son una apuesta segura para agradar a tipos como yo.

Las voces, elemento en el que más me suelo fijar, hacen que esa aura de malignidad y oscuridad se fije bien en los oídos, ya que la variedad de registros se adapta a la perfección a cada momento, para que el disco gane algo de variedad. Buenos agudos, buenos medios y buenos graves, amén de los distintos gritos de desesperación proferidos por el frontman. Me ha gustado también la inclusión de algunas voces limpias en plan monje infernal invocando a algún espíritu de estos que sólo se alimentan del “hijoputismo” y lo practican a la perfección después.

En resumidas cuentas, un buen disco de black metal, pero un disco más, en mi opinión. Espero que en futuros trabajos impriman algo más de frescura y variedad a la música, siguiendo el camino de las líneas vocales.

2firmajabo

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *