CULTED (CAN/SWE) – Nous, 2021

Enlaces:

Las primeras impresiones en cualquier aspecto de la vida pueden ser determinantes. Algunas personas se aferran a ellas y las dejarán escritas en piedra. En ocasiones el tiempo les dará la razón; en otras tantas se la llevará el tiempo. Incluso con la mente abierta, sigue siendo una ardua tarea modificar esas percepciones, pero no entra en los terrenos de la imposibilidad.

Mi toma de contacto con CULTED y su Nous distó mucho de ser ideal, cuestionando incluso por qué había escogido esta obra para reseñar. Una breve escucha a «Lowless class» me dejó la sensación de que iba a encontrar un stoner/doom plano y sin demasiadas ideas. Considero que para géneros tan relativamente lineales tienes que tener una exigencia más alta que en otros para crear un impacto real, y la llamada del deber demostró que mi primera impresión no podía estar más errada.

Aún tras sucesivas escuchas sigo considerando que el inicio de Nous no es su punto fuerte, pero sí lo es su progresiva degeneración, volviéndose una obra cada vez más desagradable, hiriente y con muchos pequeños detalles. Es un viaje desde ese stoner/doom para desembocar en el sludge, noise y dark ambient, con fuertes tintes de mal viaje psicotrópico, de esos que te hacen ver pesadillas. Puede sonar más pretencioso y complejo de lo que es en realidad, cuando es un proceso bastante natural que sucede sin que uno se dé cuenta. 

Por ello es difícil establecer una frontera fija. No puedo afirmar con rotundidad «a partir del quinto tema pasan a tocar harsh noise y antes todo esto era campo«, pues siempre hay elementos de diversos géneros en casi todo el disco. La diferencia habita en cómo varía la predominancia de uno u otro estilo. Si «Lowless class» puede inducir al engaño, pareciendo unos adoradores de los NEUROSIS de los 2000, «Lifer» introduce un pequeño pasaje psicodélico y es más animada que su predecesora, pero en líneas generales es continuista. 

A la altura de «One last smoke» el viaje psicotrópico comienza a hacer efecto. Es un corte que irónicamente no cuenta con tantas guitarras, y aun así es más difícil de digerir. Pobres de nosotros si pensamos que el resto seguirá por esa senda en el resto de canciones, porque lo que va a imperar es una subida de distorsión importante, casi a lo TODAY IS THE DAY o WILL HAVEN, un black/folk perturbado y privado de todo preciosismo en «Black bird«, o que directamente manden a la mierda toda estructura con sentido en «Opiate the hounds» con una especie de ¿drone minimalista? (o al menos uno que no te abrasa los oídos como carta de presentación). 

No suelo describir un disco tema por tema, pero None resulta ser un horrendo paseo hacia la decadencia y la muerte, representada por el dark ambient de «Crown of lies» o el vómito de ruido que resulta ser «The grid«. Un final más que adecuado para un disco que poco a poco se fue desvelando como el monstruo que realmente es. 

Salvo por una excepción. Siguiendo con la ruptura de costumbres poco usuales, debo destacar la versión de GODFLESH con la que cierran este Nous. No es sólo porque, como suele decirse, la hayan hecho suya, porque es bastante poco reconocible con respecto a la original y está en línea con este doom/sludge/noise imperante, sino porque irónicamente la hacen más GODFLESH que los propios autores. «Crush my soul» es quizás una de las canciones más accesibles de los de Birmingham: es corta, directa y pegadiza. Pues la alianza sueco-canadiense ha tenido la ocurrencia de ralentizarla y alargarla hasta el agotamiento mental, haciéndola tan abrasiva como cualquier corte de Streetcleaner o Pure. Sigo siendo más fan de la original, pero no es nada sencillo «robarle» una canción al dúo de gigantes industriales. 

Queda probado que Nous ha pulverizado mi primera impresión previa, pero al contrario de las razones que funcionan en una persona para que esto suceda, es decir, que dicho individuo elimine con buenas acciones las percepciones negativas, CULTED lo consiguen por la vía contraria, con un disco desagradable, difícil y que no tiene problema en escupirte a la cara.

Comparte: