CRYPTA (int) – Echoes of the soul, 2021

Enlaces:

Portada del album Echoes Of The Soul de Crypta.Si hay algo que me da una rabia tremenda especialmente en el mundillo es el denominado amarillismo; me parece realmente lamentable. Me dan ganas de prender fuego a todos los artículos de este tipo. Supongo que muchos os estaréis preguntando a qué viene todo esto. Viene a que las protagonistas de esta reseña lo sufrieron en su día y probablemente lo seguirán sufriendo. No voy a entrar en caer en el mismo truco barato y de mal gusto; no es que haga falta tampoco. NERVOSA es una banda con la suficiente relevancia y, sinceramente, ya se encargaron los medios de darle bombo a la salida de Fernanda Lira y Luana Dametto en su momento. Lo demás, como suele decirse, es historia. Aquí estamos para hablar del debut de CRYPTA, así que si buscas los motivos por lo que se fueron, salseo, hipersexualizarlas o cualquier razón que no sea la música, largo. No os queremos por aquí. Ya existen demasiadas páginas para eso por desgracia en internet; tristes vidas tenéis las que las buscáis con ansias.

Lo primero es lo primero: no vamos a encontrar thrash metal aquí. Vale, hay cosillas que recuerdan a NERVOSA, sobre todo del último disco en el que estuvieron presentes ambas mujeres, pero el cambio estilístico es el que es. Death metal consistente y sólido. Sigue la buena línea de grupos de metal extremo del país de origen de Fernanda como KRISIUNTORTURE SQUAD o, yéndonos a los Estados Unidos, HATE ETERNAL. Afortunadamente, nuestras protagonistas basan su música en un estilo más old school y recogen una buena parte de su estilo, debido a la rica herencia de bandas de death thrash metal que hicieron que Brasil fuera un buen exponente de metal extremo en su gran época. Por desgracia, gran parte del público se ha quedado con los omnipresentes SEPULTURA… una lástima.

Me llama poderosamente la atención cómo compenetración y transgresión van de la mano en este trabajo. El nivel de intensidad no baja en ningún momento y, si bien esto puede dar lugar a cierta esteticidad, los que estamos acostumbrados a estos estilos lo agradecemos. También hay que decir que se han apañado bastante bien para dar algún que otro toque de atención y escapar de esto. Para empezar, está claro que la aportación de todas las integrantes ha sido vital, cumpliendo con su papel a la perfección y actuando con mucha soltura. Un equipo que se entienda a la hora de trabajar es esencial, y aquí se da el caso. De hecho, parece mentira que esto sea un debut. Se nota que hay mucha experiencia detrás y que hay química entre ellas, en especial de la explosiva.

He de decir que la producción no tiene fisuras y se nota moderna, por lo que aprovecha todo el potencial de las chicas a la enésima potencia. Me gustaría destacar el papel de Tainá Bergamaschi y Sonia Anubis. Ambas se reparten el trabajo de manera profesional e intachable, dando riffs y solos pasionales además de ardientes como se puede ver en «Shadows within«. Si a eso le sumas cierta melodía que adereza bastante el trabajo a la antigua solo se puede aplaudir con las orejas. Afortunadamente, ese toque melódico no afecta en absoluto y consigue dislocar cuellos, además, cómo no, de proporcionar el toque maligno de pega tan esencial para entender el metal extremo. Estoy convencido de que el gusto por el heavy metal de Sonia ha tenido mucho que ver en esto; si no que se lo digan a «Kali» y sus riffs motorheadianos que rememoran a bandas de thrash/black como TOXIC HOLOCAUST.

En cuanto a Fernanda… ¿qué puedo decir? Su labor como vocalista está fuera de dudas. Sabe modular sus guturales a la perfección y como bajista solo puede decirse que ha metido mano. Su bajo es igual de prominente que una buena erección y no da descanso, aunque he de decir que en algunas canciones se nota más que en otras. Por ejemplo, en la genérica pero no por el ello mala «Blood stained heritage» o en la mística y malévola «Dark night of the souls» su acompañamiento puede considerarse excesivo. Esto último dependerá de tu gusto por este instrumento. Yo personalmente lo considero un puntazo. No siempre se ve brillar de esa manera a ese instrumento en este estilo en concreto. Quedaos con eso y juzgad vosotros mismos.

Tal vez lo que más me ha gustado de este trabajo es cierta faceta lúgubre y cavernosa que considero que deberían aprovechar más, visto lo bien que funciona en temas como «Death arcana» o «Under the black wings«, en los que elementos de black/death de bandas como BEHEMOTH o de bandas de death metal asfixiantes como MORBID ANGEL o ASPHYX golpean duro. Y hablando de eso… ¡Qué manera de aporrear la batería la de Luana Dametto, damas y caballeros! Golpea como si no hubiera un mañana y con una entereza bestial. De la misma manera con la cual se debería golpear al fascismo; mejor cumplido que ese imposible. Duele ya no solo por los moratones, sino por la vergüenza que te hará sentir al ver que tú, un imberbe pelele, no podrá alcanzar esos niveles ni en sueños.

Nos encontramos en uno de esos casos especiales en los que, independientemente de tus gustos o si el disco te ha dicho algo o no, no se puede negar lo siguiente: no es un mal disco, es muy bueno de hecho. Todo suena como debe y da lo que promete. Tal vez les queda por pulir ese “algo” para alcanzar la excelencia y exclamar “hostia, ¡qué bueno!«, pero el diamante en bruto está ahí, sin duda. Se avecina un buen futuro para estas grandes amazonas. Uno en el que, junto a bandas formadas o con integrantes femeninas en sus filas en su defecto, tienen mucho que decir. Recemos para verlo; darán mas juego a una escena que ya de por sí es buena en términos generales a pesar de ciertas ranciedades y conductas que soportan las mujeres en su día a día, tanto dentro como fuera de nuestro amado y admirado mundillo. Así es el mundo, por mucho que nos neguemos a verlo o mucho cuñado pregonando lo contrario.

Comparte: