CRYING BLOOD – Animae Damnatae, 2009.

Enlaces:

El 9/9/9 salía al mercado el tercer trabajo de CRYING BLOOD, fecha señaladamente diabólica y blackmetalera por ende. Un mes después, el 10/10, el grupo presentaba el disco en la madrileña sala Excalibur, fecha en la que tuve mi primer contacto con las “almas torturadas”, traducción literal del título del CD. Mi impresión general fue buena, e hilé que CRYING BLOOD seguía la línea de su anterior “Réquiem”.

cryingblood05Hilé bien, pero no hilé del todo fino. Si bien es cierto que la línea estilística del grupo no ha cambiado, este “Animae Damnatae” supera con creces su anterior trabajo. “Réquiem” era un disco lineal, interesante pero poco inspirado en mi opinión, sobre todo en la parcela de los teclados. “Animae Damnatae”, por el contrario, consigue transmitir la elegancia de grupos como EMPEROR, salvando las distancias obviamente, pero se puede sentir esa distinción y a la vez brusquedad contrastada con los demás instrumentos. Los teclados esta vez transmiten elegancia a la vez que oscuridad y lobreguez, algo que no todos los grupos consiguen, como en mi opinión el propio grupo en su anterior disco.

He de decir que el black metal sinfónico no es mi subgénero preferido dentro del black. En la escena nacional soy un enamorado de grupos como BALMOG y GENOZID, bandas que practican un black metal más crudo.

CRYING BLOOD podría considerarse como el pariente hispano de bandas como CRADLE OF FILTH o DIMMU BORGIR. Pero esta vez añaden la elegancia antes indicada en los teclados, “a lo EMPEROR”. Dicho todo esto, y a pesar de no practicar el grupo el black del que más disfruto, he de decir que “Animae Damnatae” lo he disfrutado y me ha gustado muchísimo.

En este nuevo trabajo CRYING BLOOD nos deleitan con trece temas (entre ellos la intro inicial) de black metal sinfónico, durante aproximadamente 55 minutos. No se hace largo, ni tampoco monótono, ya que cada track es diferente. Cada corte tiene su alma torturada propia, sin más parentesco que el black metal que las guía irremediablemente durante la escucha del disco. “Inspirado” es un buen término para definir el CD.

cryingblood17

El disco abre con la intro “Exilium”, de forma similar al “Réquiem” con “Las Puertas de la Inmortalidad”. Da la sensación de asistir a un diálogo de almas atormentadas que dan paso a “En Mi Fría Tumba”. Ya se puede advertir el trabajo sobresaliente de Agares a los teclados, más presentes que nunca, mientras Delicardes imprime, como en el pasado, uno de los sellos de identidad de la banda. El corte muere a mitad, para reencarnarse en una creación totalmente diabólica y acelerarse nuevamente. Quizás parte del solo de guitarra de Vael no se escuche del todo nítido en su comienzo, pero he de decir que el disco suena realmente bien en su conjunto.

“El Devorador de Pecados” empieza con unas atmósferas muy inspiradas, que sitúan al oyente en un escenario angustioso y a la vez mágico. Mucho, de nuevo, tiene que ver Agares en todo esto. Ahí están sus teclados, con mayor protagonismo que nunca, y con una creatividad no lograda hasta la fecha. La letra está muy trabajada, algo que es extensivo a todo “Animae Damnatae”. El corte sube y baja de intensidad. En los niveles más altos presenta un black metal fiero e impetuoso, y en los más bajos logra transmitir sensaciones cercanas a la angustia, dolor y aflicción. La parte instrumental al final del tema, con las guitarras de Vael es sobresaliente.

cryingblood12

“Tierra de Lobos” parece querer decirnos desde el principio, que las guitarras devorarán ese especial protagonismo de los teclados, y en parte lo consiguen durante todo el corte. Un tema épico y guerrero en las letras, con un Delicardes muy notable a las voces.

“Sólo Una Oportunidad, Solo Una Vida” es el tema estrella del disco, donde las almas angustiadas ven al fin la luz. Tiene un inicio a modo de intro sencillamente fantástico. Si el grupo lo hubiera alargado formando un solo corte en sí mismo, me parecería estar escuchando la demo “Thy Call” de ABYSSUM, y es que esa “intro” me recuerda mucho a este trabajo de los suramericanos. El resto del tema, el grueso de éste, es sublime. Una primera parte intensa y épica que desemboca en un estribillo más pausado y parsimonioso, soñoliento. Rápidamente el tema despierta del sueño y vuelve a situarnos en un campo de batalla, con dos ejércitos sedientos de sangre y de victoria. En este corte CRYING BLOOD tocan el techo de “Animae Damnatae”.

cryingblood13“Luzbel” nos regala unas melodías y ambientaciones que transmiten la frialdad y el gélido ambiente del averno. Enlaza con “Polaris”, una instrumental de minuto y medio que lleva a “El Monte de las Ánimas”. Ya en esta pequeña “intro” uno se siente en un frio erial, oyendo el ruido de las almas difuntas marchar sobre el campo de batalla. Las campanas suenan llamando al funeral, y CRYING BLOOD nos sumerge en otro corte de black metal melódico muy logrado.

“El Ritual” es otro tema rápido, pero quizás se encuentra un escalón por debajo al resto en cuanto a inspiración. Pero rápidamente lo arregla “Los Renglones Torcidos del Yo”, con una ambientación tétrica y perversa en el inicio, formando un corte lento en algunas partes y muy fácil de asimilar en ya la primera escucha. Diferentes cambios de ritmo representan la complejidad de la mente humana y la decisión de enderezar esos renglones que a veces escribimos torcidos.

“Sólo Ódiame” es una sorpresa para aquellos que no nos cerramos únicamente al black metal. Y es que es un corte que tiene bastante de heavy metal, dentro del black obviamente, pero con influencias de estilos menos extremos. Me encanta especialmente aquí Delicardes, bastante versátil, algo que se puede hacer extensivo a “Animae Damnatae” frente a sus antiguos trabajos.

“Procesión de Difuntos” perpetúa esa versatilidad del cantante y nos muestra otro corte en la línea del resto del disco. Rápido en algunas partes, más sosegado y ambiental en otras…

Y “Almas Torturadas” cierra el disco con elegancia, oscuridad, tenebrosidad y gelidez.

Dentro del black metal sinfónico, definitivamente “Animae Damnatae” es un muy buen trabajo. Si en el pasado se asociaba a CRYING BLOOD con bandas como CRADLE OF FILTH o DIMMU BORGIR, este “Animae Damnatae” no contradecirá esa corriente de opinión, pero la alimentará y enriquecerá con una elegancia quizás atrapada de los grandísimos EMPEROR. En mi opinión supera con nota a su anterior “Réquiem”.

topo@subterraneowebzine.com

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS