CRYFEMAL – Increíbles tormentos, 2016

Enlaces: Facebook

cryfemal00No son muchas las bandas extremas de este país que puedan decir que llevan la friolera de veinte años al pie del cañón, y menos aún las formadas por un solo miembro. Quizá CRYFEMAL, o bien en sus primeros años (en los que perpretaban sus rituales de negra música bajo el nombre de AGALIARETH) o en alguna etapa de su carrera contaría con más músicos en sus filas, o tal vez no, pero lo que es indiscutible es que Ebola ha tirado siempre de este impío carro el solito.

Nos encontramos aquí con una reedición de su disco de 2009, Increíbles tormentos, por aquel entonces editado por el austríaco sello -ya desaparecido- Bloodred Horizon Records (el que editara discos de bandas como SARKOM o PARAGON BELIAL). En esta ocasión, ha sido Mercenary Musik la discográfica que ha facilitado que podamos analizar este LP.

Desde que empecé a escuchar metal, siempre intentaba conocer bandas nacionales de los estilos en los que iba indagando, aunque con los medios de que disponía por aquel entonces (sin internet y sin dinero para comprar demasiados discos) todo se veía reducido a escuchar música en los locales de ensayo de bandas amigas, o que alguien me prestase o grabase un álbum. En cualquiera de los casos, y al carecer de una fuente de información veraz, todo lo que rodeaba a las bandas de black metal que descubría era morbo y misterio. Fueron muchas cosas las que escuché sobre CRYFEMAL en su día, todas relacionadas con lo macabro, pero me bastaba con escuchar su música para que esa información cobrase toda la veracidad que mi cerebro desease.

A decir verdad, perdí la pista sobre la banda tras su fantástico Apoteosis oculta, el cual considero, dejó el listón altísimo, así que no sabía si este trabajo me iba a dar las mismas sensaciones que aquel de 2007, pero el black metal casi en su totalidad siempre es bien recibido en mis oídos.

He de admitir que el sonido ha mejorado, en cuanto a nitidez se refiere. La inclusión de algunos fondos de teclado así lo demuestra, perfectamente audibles y reforzando la atmósfera de completa desolación tan característica expelida por las guitarras. Sin duda, «Delirio funerario» es un tema cojonudo para empezar un disco, advirtiendo de manera casi hiriente de lo que te espera. Los arpegiados de la guitarra son simplemente exquisitos.

A pesar de que no soy fan de los sonidos de baterías programadas, en CRYFEMAL nunca ha sido algo que me haya inoportunado a la hora de disfrutar de su música. De hecho, creo que es uno de los atractivos de su sonido, una de sus marcas de identidad. Hace que todo suene más desquiciante, y además es un aspecto que también ha mejorado en este trabajo, habiendo descendido su estridencia y ganando atractivo. Me gusta que los recursos utilizados para las líneas de percusión sean un poco más variados, jugando incluso con la manera de ejecutar los predominantes blast beats.

Pero sobre todas las cosas, lo que siempre me ha gustado más en este proyecto es la voz de Ebola. Creo que este tío puede hacer lo que le salga de las nefandas pelotas con sus cuerdas vocales. De hecho, el día que la Muerte muera, seguro ocupa su legítimo lugar. Al menos a mí me gustaría que fuera él el encargado de anunciarme que la voy a palmar. Sus alaridos, a medio camino entre el shriek y el grito, son un constante cántico de dolor, una oda a la muerte. En sí, cada obra de CRYFEMAL lo es, por sus constantes alusiones a la depresión, por su macabra poesía y su devoción a lo oculto tras la vida.

Si tras todo esto que habéis leído, os apetece averiguar si podríais encontrar alguna pega a este disco, dejad de hacer ‘scroll’ infinito en vuestras redes sociales y comenzar a reproducir Increíbles tormentos. Conmigo han recuperado a un fan.

firmajabo

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS