CRISIX – Rise… Then Rest, 2013

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Twitter

crisix17CRISIX no necesitan presentación. La formación catalana llamó la atención de muchos desde sus inicios, y cosechó muy buenas críticas con su primer trabajo en largo, “The Menace”, hace dos años. Su thrash frenético, de espíritu ochentero pero con personalidad, los convertía en una de las mayores promesas del país entre aquellos que celebramos el resurgimiento del thrash metal desde hace ya unos años.

Pues bien, CRISIX ya no son una promesa. Ya no son una esperanza de futuro. Son el presente del thrash metal, y con “Rise… Then Rest” han conseguido lo que debe conseguir un segundo disco: definir aún más el estilo personal de la banda, pulir los detalles, asimilar mejor las influencias y madurar musicalmente. Sé que muchos no estarán de acuerdo conmigo, pero personalmente encontré “The Menace” algo disperso, con unas ideas que aún no se habían llevado a cabo del todo bien. En esta segunda obra esto no sucede: CRISIX han conseguido cohesionar todos los elementos que caracterizan su música y, sobre todo, encontrar una personalidad y un estilo propios.

¿Y en qué consiste esta personalidad? En primer lugar, a nivel técnico se han desmarcado en cierta medida del estilo Bay Area para acercarse mucho más al sonido de la costa Este. Los temas se han acortado notablemente y se ha puesto mayor cuidado en los cambios dinámicos. En este sentido, el referente más claro lo constituyen los viejos ANTHRAX, con quienes CRISIX guardan más de un parecido. Pero también OVERKILL, con su chillona voz principal, o el crossover de bandas como D. R. I. o STORMTROOPERS OF DEATH Esas explosiones de velocidad o coros en forma de consigna típicos del punk emparentan a CRISIX con bandas como las mencionadas o con otras más contemporáneas como MUNICIPAL WASTE, situándose en esa vertiente thrasher que más cerca estuvo de la raíz hardcore. El mejor ejemplo es el single Bring ‘em to the pit, que nos obligará a tomar agua con azúcar al escucharlo para evitar agujetas en el cuello.

¿Y que hay del contenido de su música? Bien, está claro que no se trata de thrash del más duro, ni del más enrevesado, ni del más pesado. Más bien, se trata del más divertido, fiestero y desenfadado. CRISIX han entendido perfectamente el papel que el humor jugó en los inicios del metal en general y del thrash y los géneros extremos en particular, y abrazan un espíritu de diversión que, le pese a quien le pese, ha estado presente desde el principio. El metal puede ser un género comprometido, serio, pesimista, combativo, oscuro… pero también es, con frecuencia, tremendamente divertido. Y CRISIX son una excelente medida preventiva ante el peligro de tomárnoslo demasiado en serio.

Las letras del album son una muestra perfecta de lo dicho, mezclando el realismo y las temáticas más humanas con el humor e incluyendo referencias al cine o al mundo del comic que de nuevo los emparentan con ANTHRAX. Así, encontramos Army of darkness, que trata de la película El ejército de las tinieblas (Sam Raimi, 1992); Scars of the wolf , sobre el personaje de Marvel Lobezno; o Frieza the tyrant, sobre el famoso y odiado villano de Dragon Ball Z.

¿Significa todo esto que la banda no se toma en serio su música? Al contrario. El trabajo técnico es impecable, los miembros han mejorado mucho en habilidad respecto a su debut y en ciertas partes del album sorprenden con desarrollos sorprendentemente melódicos y en cierto modo complejos, como en la parte instrumental de la inicial I. Y. F. F. o en Seven. Asimismo, no han dudado en utilizar en muchos temas riffs basados en el contrapunto muy típicos del metal del siglo veintiuno, con lo que queda claro que el espíritu ochentero no es incompatible con las propuestas actuales.

CRISIX han aunado una cantidad de influencias sorprendente, y su especial idiosincrasia les ha permitido unirlas sin necesidad de justificación alguna. Ciertamente “Rise… Then Rest” da la impresión de ser una obra creada en plena libertad artística. Este espíritu es llevado al paroxismo en el último tema, Waldi Gang, un hilarante desfase mental con una letra bastante absurda, en el que han incluido progresiones típicas de rock and roll, solos de armónica e incluso ¡de triángulo!

¿Será este uno de los discos del año? ¿Es el thrash metal el mejor género musical del mundo? ¿Acabará el futbol de la muerte siendo deporte olímpico? Demasiadas dudas… Lo que sí está claro es que “Rise… The Rest” no sólo muestra el crecimiento de CRISIX, sino también la validez actual de un estilo cuyas propuestas han sobrepasado las ambiciones puramente nostálgicas para recobrar total vigencia en nuestros días.

Rise… Then Rest” será apreciado por cualquiera que guste del thrash hiperactivo y bien ejecutado y a quien no le importe que, por una vez, no se nos hable de muerte, sangre, guerra y odio. Recomiendo, no obstante, especial cuidado a los oyentes que tengan problemas cervicales, porque este disco es un auténtico descoyuntanucas. Si te gusta el thrash metal deberías escucharlo. Si no te gusta el thrash metal… bueno, nadie es perfecto.

firmaantonioandrades

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS