CRISIX – From blue to black, 2016

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter

crisix21No creo que sea exagerado afirmar que CRISIX es una de las bandas que más expectación ha causado en su escena en los últimos años. Medios y público nos hemos rendido a su buen hacer viendo cómo crecían a pasos agigantados, pasando de ser una promesa de futuro a uno de los nombres punteros del panorama. En realidad, han hecho bien todo lo que tenían que hacer hasta ahora, por lo que no creo que muchos nieguen que la atención que han recibido es merecida.

El último trabajo de CRISIX fue Rise… then rest, que apareció en 2013 y acabó siendo el disco más valorado del año por los miembros de nuestra redacción. Yo mismo tuve el honor de reseñarlo, y aunque aún hay voces que defienden la superioridad de The menace (2011) yo sigo pensando que fue un debut bueno pero aún inmaduro, disperso y típico. Con el tiempo he disfrutado mucho más de su segunda obra. Así las cosas, no creo que fuera de extrañar que yo tuviera tantas ganas de escuchar este From blue to black. Pero ni por esas esperaba encontrarme un álbum así.

Si digo esto es porque From blue to black no es el tipo de disco que uno pueda asociar a un grupo con una identidad como la de CRISIX. Recordemos de dónde viene el grupo: se trata de uno de los muchos proyectos aparecidos al amparo del resurgir del thrash metal de nuevo milenio que supo hacerse notar por su sentido del humor y sus composiciones directas y efectivas. Era un grupo más de retro-thrash, sólo que muy bueno.

From blue to black demuestra que el grupo ha tomado la sorprendente decisión de no encasillarse en esa identidad que tan buenos resultados ha dado, y trascenderla para reforzar una personalidad propia. Ya no está tan claro que podamos seguir pensando en CRISIX como ese grupo de thrash ochentero con referencias a la cultura popular y con actitud bromista. Algo pasa con CRISIX.

Que nadie se asuste con mis palabras: estamos sin duda ante un disco de thrash metal como tiene que ser, con fundamentos bien asentados y con principios identificables. Lo que pasa es que la evolución mostrada en este trabajo es tan sutil y la progresión tan lógica y consecuente que no anula su identidad anterior sino que simplemente la amplía. From blue to black sorprende porque es mucho más abierto y de influencias más variadas que cualquiera de los discos anteriores, demostrando, por si aún hacía falta, lo erróneo de esa obsoleta concepción del thrash metal como un género inmovilista.

De esta forma, unos patrones compositivos más complejos y libres dejan cabida a multitud de referencias musicales. Heavy metal clásico, thrash ochentero, death melódico, groove y muchos otros son términos que vienen a la cabeza al escuchar un disco que fluye a un ritmo muy bien ajustado. Por poner un ejemplo, sorprende el paso de «Journey through the fire«, que recuerda al heavy metal de toda la vida, a «G.M.M. (The Great Metal Motherfucker)«, una de las mejores canciones del disco que comienza con un riff que podría perfectamente ser de MESHUGGAH. Después viene «T-Terror Era«, seguramente mi favorita, en la que se recuperan las referencias al mundo de la ciencia ficción (en este caso la franquicia Terminator, incluyendo un inteligente homenaje a su banda sonora en el estribillo y en el final) con detalles que recuerdan a AT THE GATES. Por si esto fuera poco, encontramos algunos de los temas más serios y oscuros de la carrera de CRISIX hasta la fecha, como es el caso de «From blue to black» o «Fallen«, el corte que cierra el disco con una nota de melancolía.

Todo esto hace que el disco consiga sorprender a lo largo de la escucha, manteniendo el dinamismo y la expectación. From blue to black es una obra ambiciosa en la que el grupo ha querido ofrecer mucho, pero pese a todo consigue ser fluído y no perderse en terrenos resbaladizos. La banda se toma su tiempo cuando tiene que hacerlo y va al grano cuando tiene que hacerlo, y esa capacidad sólo se consigue con la experiencia.

A lo largo de lo dicho hasta ahora he utilizado varias veces la palabra «sorprender». Cuidado, que no estamos diciendo cualquier cosa: CRISIX ha conseguido ser sorprendente dentro de una escena que se ha definido por su carácter nostálgico e imitativo. Poca gente ha llegado a ese punto. Creo que con este trabajo CRISIX alcanza la mayoría de edad al mostrar una fuerte personalidad que, en términos creativos, debería hacerlos destacar.

Como nota «negativa» tengo que nombrar el tema «Five as one«. Es un experimento interesante en el que el grupo cuenta con la colaboración de vocalistas que interpretan en distintas lenguas. En mi opinión, es el único momento del álbum en el que se nota cierta sensación de desorientación. Pienso que la idea de jugar con idiomas diferentes es efectiva cuando se usan líneas vocales melódicas y con marcados contrastes, quedando en este tema como un conjunto caótico que puede ser divertido en directo pero que en disco no aporta demasiado.

Por otra parte, las intenciones ambiciosas de From blue to black han dado como resultado unos temas complejos y más avanzados que los de sus álbumes anteriores, y eso hace que pierdan algunos puntos en cuanto a impacto inicial. Estos temas no son tan directos y pegadizos como los de sus dos primeros discos. Tal vez una parte de su público prefiera la inmediatez de sus temas antiguos y no llegue a apreciar a fondo estos nuevos.

Por ello creo que este álbum marca un paso arriesgado que se magnifica si tenemos en cuenta la cantidad de gente que hay pendiente de sus movimientos. Siguiendo únicamente mi criterio, sólo puedo aplaudir y recomendaros que escuchéis From blue to black, un disco valiente, ambicioso, sorprendente y, para mí, el mejor trabajo de CRISIX hasta la fecha.

firmaantonioandrades

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS