CRAWL BELOW (USA) – 9 miles square, 2021

Enlaces:

CRAWL BELOW es la criatura de Charly Sad Eyes. Desde su creación en 2019 ha editado dos LPs y un EP. Su primer trabajo Welcome to possesion era una oda al black metal más primerizo, con influencias del hardcore y el punk. We approach the altar only in darkness, su segundo opus, también del 2019, se desmarcaba completamente del estilo y nos ofrecía un álbum acústico de folk dedicado a HP Lovecraft y sus historias.

A principio de este año edita Covers, un EP de versiones donde nos presenta su visión musical de grupos como MISFITS, HATEBREED, DEATH THREAT y un par de grupos de rock/folk americanos completamente desconocidos para mí. En este EP mezcla el sonido de sus dos primeros discos, véase, black metal y folk. y además le añade un sonido más macarra y punk.

Este 9 miles square es su tercer larga duración. Viendo su discografía podemos comprobar que, además de ser un compositor bastante prolífico, es un músico al que le gusta variar en sus creaciones. En este disco vuelve a hacerlo y el estilo musical poco tiene que ver con sus anteriores obras. La base podríamos decir que es doom metal, pero también podemos encontrar influencias de rock gótico, retazos de ese folk de sus otros trabajos y algo de post rock muy escondido por aquí y por allí.

Los protagonistas de este opus son los ritmos lentos, los pasajes neblinosos y un aura de melancolía que nos acompaña durante todo el disco, ya sea por los fraseos de guitarra y las preciosas melodías que logra sacar de ellas o por esa voz de tono sosegado y con cierto aire a nostalgia que es la estrella casi absoluta de las canciones. Tengo que decir que me he enamorado completamente de la voz de este hombre. Y por tanto puede que no sea objetivo. Incluso puede ser que para alguien al final resulte algo monótona y repetitiva. Pero para mí es perfecta y no hace más que añadirle un plus al tono general del disco, generando el aura perfecta de sosiego y tristeza.

Charly Sad Eyes ha logrado crear un halo de nostalgia infinita que nos abraza, nos acuna en su regazo y nos reconforta mientras nos dejamos llevar entre su lentos riffs, sus preciosos punteos y unas melodías de ensoñación. La verdad es que me resulta difícil expresar con palabras lo que este disco me ha hecho sentir. Solo sé que cada vez que me lo pongo consigue que me evada del mundo y logre perderme en él.

Kingdom of the ruined” o “Monument” son las joyas del disco para un servidor. Sin desmerecer al resto de temas, que están a una gran altura, estos dos tienen ese algo especial que hace que no te canses de escucharlos una y otra vez. Para mi uno de los discos del año desde que lo descubrí.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *