COUNTING HOURS (FIN) – The will, 2020

Enlaces:

Portada de The Will de Counting HoursPocas veces se habrá dado desde los míticos años 80 que el primer disco de una banda nos enganche tanto que llevemos días dando vueltas al disco como si lo fueran a prohibir mañana. COUNTING HOURS ha parido un disco que lo tiene todo para los amantes del doom y del metal más depresivo, si bien la receta para este discazo es fácil: juntas a cinco componentes de bandas reconocidas de metal escandinavo (THE CHANT, SHAPE OF DESPAIR, RAPTURE…) y les das cinco años para trabajar. El resultado se veía venir.

The will suena mucho a los grandes iconos del metal depresivo de la década de los 90 como reconoce la propia banda al citar a KATATONIA, PARADISE LOST y OCTOBER TIDE. Sobre todo el sonido noventero se nota en el tratamiento de las voces limpias -que son las que realmente llevan el peso del disco- y las armonías que hacen las guitarras en los estribillos, abriendo el prisma más allá de los básicos acordes de quintas.

Me resulta muy difícil destacar un tema sobre los demás, pero por decir uno que me ha llegado especialmente, recomendaría «Buried in the white«, y es que me ha puesto los pelos como escarpias. También la primera elección que hicieron con el single «Our triumph» es muy recomendable, aunque como te pille en un día malo puedes acabar tirándote a las vías del tren… avisado quedas. De todos modos, en este caso las recomendaciones son bastante prescindibles, porque escuchando el estricto orden del disco vas a disfrutar con todos ellos y sus cuarenta y ocho minutos de duración se te van a quedar cortos.

También hay que decir que para conseguir su sonido han contando con Jussi Hämäläinen, productor de HANGING GARDEN, y Jaime Gómez Arellano, que ha masterizado el disco y que también ha trabajado con PARADISE LOST en su último disco Obsidian (otra de las joyas de 2020). Evidentemente, de la confluencia de todo este talento no podía salir la nueva versión de himno del Atleti.

Dentro de este 2020, que ha sido un año especialmente prolífico en lo que doom se refiere, estar dentro de los discos del año tiene mérito doble. Por favor, no dejéis que os lo cuenten, escuchad The will.

Comparte: