COMPLETE FAILURE (USA) – Crossburner, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Empezaré esta reseña diciendo que una banda que es producida por Steve Austin de TODAY IS THE DAY tiene todos mis respetos. Y ese es el caso de COMPLETE FAILURE desde Pittsburgh, cuyo debut hace ya casi diez años produjo este hombre. Crossburner en este caso supone el cuarto capítulo ya de la banda, pero los principios siguen inalterados aunque han mejorado bastante en la forma de enlazar sus ideas y en el sonido que quieren ofrecer. Se les podría vender como grindcore avanzado, o como híbrido entre hardcore, punk y grindcore a lo GALLOWS o similares. Sin embargo COMPLETE FAILURE van un poco más allá en locura sónica y me traen a la mente grupos que no suelen entrar a la primera, lo que unido a ese hito de ser lanzados a la palestra por Steve Austin les da un plus.

Partir parten de NAPALM DEATH, pero el toque crust y todos los elementos prestados del punk les hace mirar a PHOBIA, NASUM y sobre todo a BRUTAL TRUTH, de los que tienen además dos elementos: la locura estructural y el sonido vapuleante que no te da respiro. Esa sensación siempre de estar en un túnel del viento del que no sales vivo ya estés ante un tema a todo trapo o ante la pesadez eléctrica de un tema más sludge (lo que me hace también venir a la cabeza bandas como FUCK THE FACTS). No me extraña con estas premisas que Steve Austin se fijara en ellos.

Además, Joe Mack, su vocalista, tiene unos tics y unos cambios que me recuerdan también a otros oído hirientes, PIG DESTROYER. Como se puede ver todo bastante variado aunque tenga en la devastación sónica su nexo de unión. Y es que, por poner un ejemplo, Crossburner no empieza precisamente “a saco”, aunque así lo pudiera parecer el toque inicial a lo BRUTAL TRUTH de “Schadenfreude”, corte que empieza en forma puramente grind-crust pero acaba con disonancias y esquizofrenias varias. Esta dicotomía se repite varias veces a lo largo del plástico y es su nota más destacable, como ocurre también en “I am the gun” o ya con carácter pleno en la suicida “Suicide screed of total invincibility”.

El sonido es sorprendentemente grueso en las guitarras, que es lo que más me recuerda a NASUM (como ocurre en los temas más crust, como el postrero “A list with names on it”), y la voz del propio Mack parece un poco oculta con conocimiento de causa en las partes más caóticas (nexo de unión de nuevo con BRUTAL TRUTH). Todo esto contribuye nuevamente al sonido de conjunto de Crossburner y a esa característica que resalto de este disco que es estar en medio de una encrucijada de sonidos extremos y crepitantes hasta el punto de lo infrahumano.

Aunque su nombre pueda dar lugar a equívoco, COMPLETE FAILURE es de todo menos un fiasco. Es un grupo arriesgado, para nada monótono y siempre extremo en su concepción lo que genera que tengan, seguramente, tantos detractores como fans. Crossburner es un disco incendiario en todo caso que el buen amante de las locuras no se puede perder.

Comparte:

COMENTARIOS