COFFEINNE (ESP) – Requiem, 2020

Enlaces:

Portada del álbum RequiemCOFFEINNE es una banda afincada en Madrid y fundada en 2015 por el vocalista Iñaki Lazcano (AIRLESS) y el guitarrista David Villareal (BLACK ROCK). En 2016 vio la luz su primer trabajo discográfico. Ahora, cuatro años después, regresan de la mano de Art Gates Records con un nuevo álbum de estudio titulado Requiem. Aunque es una banda relativamente joven, la experiencia de sus miembros ya se hizo evidente en Circle of time, un disco donde demostraron que saben lo que quieren y cómo hacerlo, además de una buena ejecución instrumental y calidad compositiva.

Requiem consta de diez cortes y una duración total de 46 minutos. Las canciones tienen un desarrollo rápido y enseguida buscan el estribillo para atraparte: cuatro minutos y medio de media no dan para mucho. No obstante, la mayoría de los temas tienen su parte instrumental en la que encontramos siempre un buen solo de guitarra, elaborado, elegante y bien encajado. Tras una primera escucha nos daremos cuenta de que se mantienen en la línea de su anterior álbum: una fórmula poco novedosa pero eficaz. Lo que COFFEINE ofrece es un heavy metal melódico, influenciado por el power metal (pero sin llegar a sus niveles épicos), el hard rock y el AOR. No es de extrañar pues que bandas como STRATOVARIUS o BON JOVI nos vengan a la mente cuando escuchamos el trabajo. El estribillo de “Never again” bien podría pertenecer a la banda de New Jersey.

Si bien los estilos anteriormente nombrados son los que predominan en el sonido de la banda, estos no son los únicos y también cogen prestadas influencias del death metal melódico escandinavo. Estas influencias son la principal diferencia que encontramos respecto a su anterior trabajo. En Requiem han optado por endurecer un poco más su sonido. Uno de los ejemplos más claros que encontraremos es el quinto tema “The showdown”. En los primeros treinta segundos de canción no nos sorprenderá reconocer a AMON AMARTH. No obstante, el tema se desarrolla de forma diferente y acaba desembocando en un estribillo melódico y característico del álbum. Si se escuchan temas sueltos del disco puede parecer que este cambio sea brusco y esté fuera de lugar; sin embargo, si lo escuchas en su conjunto no sorprende, ya que a lo largo de todo el trabajo dichas influencias están bien integradas.

Por último, me gustaría destacar el buen sonido de producción que tiene el disco. Sin duda un buen lanzamiento a tener en cuenta este 2020 y que puede hacerte la cuarentena más amena. Solo queda esperar a que todo vuelva a la normalidad y ver cómo defienden este Requiem en directo.

Comparte: