CLOAK (USA) – To venomous depths, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Reclutados a finales de 2016 por Season of mist, los miembros de CLOAK invirtieron todo un año de trabajo antes de presentar su primer larga duración, To venomous depths, con el que desembarcan en una cada día más competitiva industria dando que hablar por las similitudes que su propuesta muestra con TRIBULATION, en especial con el que fue su tercer disco, Children of the night.

No se podría negar la evidente confluencia que existe entre ambos estilos. No obstante, el cuarteto atlantés ofrece muestras probadas de que la fórmula empleada en sus composiciones está sumamente cuidada y contiene elementos diferenciales, tanto en el fondo como en la forma, que invitan a pensar que sus influencias musicales tienen un origen mucho más profundo y variado de lo que la comparación pueda sugerir.

To venomous depths/Where no light shines” inaugura la obra mostrando los rasgos generales que hallaremos a lo largo de la escucha y que podríamos describir, de forma académica, como black´n´roll, etiqueta que queda difuminada si analizamos más en profundidad la estructura de cada uno de los temas. Tras el drum beat de clara reminiscencia rockera se esconde una evocación oscura, perfectamente enmarcada por unas guitarras en tonos agudos que continuamente aportan un cierto espíritu cinematográfico y teatral. La voz gutural de Scott Taysom se muestra potente y agresiva, con un pie en el death y otro en el black, ejerciendo como contraste a las melodías más limpias en la línea del Reinkaos de DISSECTION, siempre muy reconocibles, que junto a un notable trabajo de Matt Scott al bajo, que funciona a la perfección como elemento de cohesión, dotan de mucho cuerpo a éste y otros temas como “Within the timless black“, “The hunger” y “Beyond the veil“.

Sin alejarse de la premisa original hay momentos en los que los márgenes se estrechan o se expanden, dotando de variedad al conjunto, como se muestra en “Death posture“, pausada y cautivadora, donde reducen las revoluciones para volver a recuperar ritmo con “In the darkness, the path“, trayendo a la mente a los últimos SATYRICON.

Menos evidente es la parte de su esencia anclada en el gothic rock, perfectamente integrada y camuflada durante todo el álbum, que sale a relucir de manera más vívida en “Forever burned” mediante unos punteos característicos de aquel género, antes de dejar paso a “Passage“, casi un interludio en el que una lánguida guitarra acompañada de un piano envuelve los sugerentes susurros de Scott, explotando ese halo esotérico que impregna el concepto lírico, musical y artístico.

Deep red” sirve de colofón, aunando durante sus diez minutos de duración todas las virtudes descritas hasta desplegar en una apoteosis final toda su agresividad concentrada, que abruptamente se evapora bajo las notas de una guitara acústica y un violín a modo de perfecta rúbrica.

El simbolismo de las letras que destilan onirismo, esoterismo y entropía, la oscuridad musical con un aroma clásico, el diseño de portada de trazos finos y elegantes… todo lo que rodea a CLOAK parece estar elaborado con un buen gusto y una precisión exquisitos, que fluyen de forma armoniosa y natural, invitándonos a sumergirnos una y otra vez en el veneno que yace en la profundidad de sus composiciones.

Comparte:

COMENTARIOS