CICONIA – Winterize, 2016

Enlaces: Facebook Twitter BandCamp

ciconia14Tal vez el sofocante calor del verano os esté haciendo olvidar por qué no acabó de pegar fuerte el invierno pasado. Voy a daros una posible explicación: Esa intensidad se la llevaron CICONIA, proyectando un trayecto musical a través de todos los caminos que explora este Winterize. Es mi deber, como meteorólogo de la temperatura musical, avisaros antes de emprender el viaje a través de este disco: id protegidos, porque con temas como “Eloina’s Inn” las quemaduras por temperatura extrema acechan al primer riff.

El recorrido a través de Winterize es intenso y abarca la suficiente variedad geográfica como para que haya espacios relajados para preciosidades como “Limbus“, inspirada -así quiero interpretarlo- en abandonarse a la introspección. Mientras todo parece deteriorarse, ahí fuera tenemos nuestro espacio impermeable a los problemas ajenos. La familiaridad de lo folkie, como prende Winterize, una hoguera doméstica, que es lo que rescata la canción de sus lugares más lúgubres y la trae de vuelta a casa.

Todavía con el entorno descompuesto, las partes rítmicas más heavies de “Scarsman” animan a que tengamos las suficientes agallas y aventurarnos a abandonar la comodidad de nuestro entorno. Sólo así descubrimos que, aquello que nos parecía un lugar inhóspito, camufla un paisaje que llena el espíritu, alternando espacios más duros, infranqueables, de ritmos pesados como cordilleras, con extensiones para relajar nuestra voluntad y cicatrizar -de momento- nuestras heridas.

El caminante encuentra descanso en “The forgotten”, consciente de que el recorrido aún puede deparar muchas sorpresas. No es extraño que introduzca la canción una voz vitalizada, no por la fuerza, sino por los años amontonados hasta el presente. El mismo diablo que lo es por viejo, deja escapar que “A wolf never comes alone“, parapetándose detrás una fuerte descarga guitarrera que exorciza lo que trae la noche cuando se desgarra el bosque. Desgarro sólo cosido por la entusiasta “Reel of Trevinca” que recoge el hilo desmadejado por el camino.

Desde la Pérfida Albión nos llegan el eco de “Forestwalk“, aunque parecería que más bien nos protege del siniestro hechizo de Tim Burton (efectivamente: Winterize es un disco muy cinematográfico) que da forma a “Fiadeiro“, insistente en dar todavía más intensidad al final del viaje. Final que se vislumbra “Towards the valley” y que no nos va a poner fácil esta última etapa.

Winterize merece tantas oportunidades como caminos queráis emprender en la vida. De hecho te sumerge en un viaje a través de lo místico (confieso que alternaba su escucha con la pelea contra las sombras de Guillermo de Baskerville, el famoso personaje de Umberto Eco). Puedo recomendar, seducido por el encantamiento de Winterize, que, si pasan CICONIA por vuestra comunidad no olvidéis pedirles su bendición. No hay que arrodillarse, sólo prestarles vuestros oídos.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS