CICONIA + OBSOLETE ROCKERS + MANLY HARRYS – Madrid – 16/04/2016

Enlaces:

Ciconia 16

La noche empezó con una sala Phantom a reventar en la que MANLY HARRYS (o LOS HARRYS, no tengo muy claro cuál es su nombre ya que el de las entradas no coincide con el de sus redes) abrieron el show. La banda madrileña practicó un rock tanto en inglés como en castellano que transportaba al oyente unas pocas décadas atrás en el tiempo. Tras algunas versiones ofrecieron “Buenos días”, tema propio bastante breve que se encuentra ya grabado y pendiente de masterización (estad atentos a su futura publicación), y “Mal hijo”, que contrastó en duración y estilo con el anterior siendo este más oscuro y con cierto toque de rock psicodélico en algunos pasajes.

De los madrileños podemos destacar la voz del frontman, a mi parecer el punto más fuerte de la formación; abarcando un registro bastante más amplio de lo que el género podría exigir dotó de contrastes y personalidad a los temas pasando desde suaves susurros hasta pasajes con más garra y fuerza. Yendo hacia sus puntos más flojos tengo que hacer mención al estatismo del grupo, ya que para estar tocando un rock movido los músicos estuvieron demasiado fijos en sus posiciones; si bien pudiera haber sido esto achacado al tamaño del escenario, que no facilitaba las cosas, descarté esa idea al ver una mayor energía durante “El dinosaurio”, última canción ofrecida por la banda, a lo largo de la cual se notó una mayor conexión con los asistentes y un mayor disfrute por parte de los músicos. Estoy convencido de que si fueran capaces de transmitir esa seguridad en el resto de temas harían su show mucho más dinámico y divertido y conseguirían una mayor participación del público.

Tras ellos vino lo que para mí fue la gran sorpresa de la noche, OBSOLETE ROCKERS, una señora lección sobre cómo fusionar una buena lista de géneros musicales en temas con una personalidad apabullante y una energía ejemplar. Con un “Somos unos mamarrachos” como frase de presentación la banda fue capaz de combinar en temas como “Black hammond” breaks actuales, pasajes death que recordaban a la época del Still Life de OPETH y secciones de metal alternativo y progresivo con solos de teclado muy de rock sesentero, partes limpias y… bossa? Toda esta mezcla, aunque pueda parecer un Frankenstein musical, se entendía como algo perfectamente unitario gracias a la voz de P. Molina, el frontman, que actuaba como un pegamento estilístico cambio tras cambio y que hacía que el oyente no perdiera el hilo de lo que estaba sucediendo en ningún momento.

No quiero enrollarme más hablando de su música porque me siento como si estuviera haciendo spoilers sobre una buena peli, pero sin duda os animo a que los escuchéis, tanto por el material que ofrecen, como por su intachable capacidad de transmitirlo en directo. Actuación sobresaliente, sin duda alguna repetiré cuando tenga la ocasión.

Llegó el turno de CICONIA, trío de Valladolid que actualmente se encuentra presentando su disco Winterize tanto dentro de España como por otros países como Dinamarca o Suecia; una gira con mayúsculas, vaya. A pesar del concierto que se nos venía encima la ligera desbandada de asistentes se hizo notar. Es una pena que a día de hoy haya gente que siga yendo a los conciertos más por cumplir con sus colegas que por disfrutar del conjunto de bandas por el que, además, ya ha pagado.

No voy a desgranar tema por tema porque no tendría mucho sentido, no obstante tengo que hacer menciones a puntos concretos que me llamaron la atención. El primero llegó con el primer tema, “Eloina’s Inn”, en el que tras una sección bastante jodida de cuadrar y perfectamente llevada a cabo la banda aterrizó con precisión milimétrica sobre un silencio roto por un sonido de campana lanzado. Horas y más horas de práctica y calidad musical hacen falta para ejecutar pasajes de ese estilo con tanta limpieza.

Además de la técnica de los músicos también se pudieron apreciar detalles compositivos muy curiosos presentes en cortes como “Tentenublo” en los que el protagonismo de la melodía era desplazado con el fin de cederle una mayor importancia a la armonía, acordes y disonancias que a lo largo de progresiones hicieron que la música caminara perfectamente. En estos momentos de mayor densidad de sonidos el hecho de que solo fueran tres en el escenario les dotó de una mejor acústica que la que tuvieron las otras dos bandas, lo que ayudó a que el oyente no se viera delante de un barullo carente de forma como, por desgracia, en tantas ocasiones ocurre.

Honey on thorns”, extraído de su álbum The moon sessions, fue un tema muy bien posicionado en su repertorio ya que sirvió de balón de oxígeno tras los temas que lo precedieron; guitarra limpia, líneas de bajo bien cuidadas y una batería más relajada que calmaron un poco el tono.

Uno de los pocos aspectos mejorables que vi ya más avanzado el concierto fue precisamente, y en contraste a lo que acabo de decir, la posición de algunos temas a lo largo de la actuación. El hecho de acercarse al final del la actuación con cortes de carácter más ambiental hizo que la dinámica decayera un poco en un momento en el que quizás debería haberse buscado lo contrario.

No obstante hay que destacar el currazo de los músicos; mucha concentración y un aguante casi gimnástico para defender de muy buena manera más de una hora de repertorio que sin duda dejó satisfechos a los seguidores de la banda. Les deseo a CICONIA mucha suerte en toda la gira que les queda por delante.

firmaalberto

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *