Christopher Lee (1922 – 2015)

Enlaces:

christopherlee01Después de noventa y tres de los más intensos años que pueden constituir la vida de una persona, en los que se han fraguado incontables recuerdos para varias generaciones, finalmente Sir Christopher Lee nos ha dejado. El actor y músico falleció el pasado domingo 7 de junio en un hospital de Londres por problemas respiratorios, según ha comunicado a los medios hoy mismo su viuda, la antigua modelo danesa Brigit Krøncke Lee.

La carrera de Lee en el mundo de la interpretación comenzó tras la Segunda Guerra Mundial, en la que sirvió en la Royal Air Force británica, pero su salto a la fama tuvo lugar sin duda a partir de los años cincuenta cuando la compañía Hammer comenzó a producir remakes de los primeros grandes clásicos de terror del cine sonoro. Con su inconfundible atmósfera de horror gótico y su reorientación hacia un estilo más explícito y chocante, la compañía renovó la imagen de los grandes iconos del género fraguando una estética inimitable. Hammer inauguró una nueva era de terror cinematográfico tomando el lugar anteriormente ocupado por Universal, al tiempo que Christopher Lee y el también inglés Peter Cushing se convertían en los sucesores de Bela Lugosi o Boris Karloff.

El imponente físico y los casi dos metros de Christopher Lee le permitieron interpretar a algunos de los monstruos más famosos del género confiriéndoles un renovado carácter amenazador. El primero de ellos fue el monstruo de Frankenstein en The curse of Frankenstein, a las órdenes de Terence Fisher en 1957. Esto le permitió conseguir el que fue seguramente su papel más importante, y del que nunca consiguió desligarse del todo pese a sus intentos: el Conde Drácula en Dracula (1958) y sus secuelas. El vampiro lucía, en la piel de Lee, más intimidante e implacable que nunca. Otro de sus papeles icónicos en la compañía fue el del monstruo titular de The mummy (1959), seguramente la mejor película de terror sobre esta temática.

La imagen de Christopher Lee en las películas de Hammer aterrorizó a los espectadores de los cincuenta y los sesenta de un modo decisivo, sirviendo además como inspiración para incontables músicos de heavy metal y metal extremo que crecieron viéndolas. Tony Iommi de BLACK SABBATH, sin ir más lejos, reconoció en un encuentro con el actor la influencia que supuso sobre la estética oscura de la banda.

Christopher Lee intervino en muchas otras películas de terror fuera de la compañía que le hizo famoso. Se sintió especialmente orgulloso de The wicker man (1973), película de culto dentro del mundo del horror gótico que trataba cuestiones relacionadas con el paganismo celta y con la que el actor inglés buscaba apartarse de los papeles de terror típicos. Lee interpretaba en este caso a Lord Summerisle, y llegó a decir que fue su mejor película. Tuvo un remake desastroso en 2006.

Comentar toda la filmografía de un hombre que participó en cientos de producciones es sencillamente imposible. Sin embargo, tras esta época tan saludable para el cine de terror, Lee se retiró del foco de atención durante años mientras el género se movía en otras direcciones, buscando participar en otro tipo de historias que muchas veces el público no supo apreciar debidamente, encasillando al actor en un único papel.

Su retorno al estrellato se produjo ya en el siglo veintiuno gracias a Peter Jackson y sus épicas adaptaciones de la obra de Tolkien. Christopher Lee había conocido al autor en su juventud e incluso había contado con su bendición para participar en posibles adaptaciones cinematográficas, y además era un reconocido amante de su obra que leía El señor de los anillos con regularidad. Una vez más el rostro de Lee quedaba asociado a una de las obras literarias que ha sido un referente incontestable para decenas de bandas de heavy metal durante toda la historia del género. Su papel fue el del regio Saruman, repitiendo en las adaptaciones de El Hobbit en las que mostró distintas facetas del personaje.

Seguramente fue ésta la época en la que la mayoría de los lectores actuales tuvieron su primer contacto con el trabajo de Christopher Lee. En este contexto apareció también en una franquicia que desde el principio contó a su vez con numerosos homenajes a las películas de Hammer: Star Wars. En la trilogía de precuelas de la saga galáctica el actor encarnó al Conde Dooku, un personaje claramente inspirado por Drácula.

El primer contacto directo de Christoper Lee con el heavy metal ocurre en 2004 con el EP The dark secret de los italianos RHAPSODY (posteriormente RHAPSODY OF FIRE), con quienes siguió colaborando hasta 2011. También tomó parte en el album de MANOWAR Battle hymns MMXI, regrabación del primer disco de la banda americana. Lee ya había protagonizado en el pasado sus propias aventuras musicales y contaba con formación en canto lírico, pero la experiencia con el heavy metal le gustó tanto que se animó a sacar sus propios discos, y tras Revelations (2006) publicó un par de álbumes de metal sinfónico sobre la figura de Carlomagno. Charlemagne: By the sword and the cross (2010) y Charlemagne: The omens of death (2013) fueron sus últimos álbumes en formato larga duración, pero también se dedicó a lanzar singles de temática navideña en clave de metal y el EP Metal knight en 2014 en el que volvía la mirada sobre Don Quijote, de quien llegó a decir que era el personaje más metalero de la historia.

La participación activa de Christopher Lee en el mundo del metal puede interpretarse como cada uno quiera, pero personalmente no puedo dejar de considerar admirable que un tipo de más de ochenta años se interese por el género y decida poner en marcha un proyecto convirtiéndose en el músico de metal más viejo del mundo. La ambición musical del inglés cerró el círculo al poner de manifiesto la pasión y el reconocimiento del heavy metal por parte de un señor cuya trayectoria profesional determinó decisivamente gran parte de la identidad del género.

Las anécdotas sobre la vida de Lee son incontables y estoy seguro de que los lectores que sientan curiosidad sabrán satisfacerla. Igualmente, estoy seguro de que aquellos que, como yo, hayan crecido viendo películas de Drácula o de Tolkien o simplemente escuchando algunos de los grupos con los que Lee colaboró tendrán donde elegir si quieren hacerle un pequeño homenaje. Su vida fue muy larga y supo aprovecharla hasta el final. Sir Christopher Lee, gracias por los recuerdos.

firmaantonioandrades

Comparte:

2 thoughts on “Christopher Lee (1922 – 2015)

  1. Grandísimo artículo!! Me sumo a la enhorabuena, y me gustaría recalcar que es, probablemente, el artículo más objetivo que he leido en años en cualquier tipo de prensa escrita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS