CHAOS OVER COSMOS (int) – The ultimate multiverse, 2020

Enlaces:

Escribir sobre música es, en ocasiones, más complicado que el mundo de la música en sí. En la música tú formas una banda y has de luchar por practicar, componer, grabar, editar y promocionar tu obra para conseguir llegar a la mayor cantidad de público posible y, si tu producto es bueno y con una pizquita de suerte, ese público se convertirá en tu legión de seguidores. Todos los que hemos estado en una banda o hemos tenido el mundillo cerca sabemos lo jodidamente difícil que es todo esto.

Pero cuando escribes sobre música, críticas, artículos de opinión o entrevistas, has de analizar ese trabajo y tratar de que tu enfoque, palabras y opinión sean lo más constructivas posible. Esto no es lo más complicado, realmente. Lo que sí es un poco más difícil es que, cuando haces tu trabajo de manera totalmente desinteresada, luego haya un feedback real con la banda sobre la que has opinado. No siempre las “malas” críticas son bien recibidas, y menos aún escuchadas y tomadas en serio para intentar mejorar.

En ese camino ha ido el proyecto internacional CHAOS OVER COSMOS, con quienes no tuve un primer contacto demasiado satisfactorio. Como bien dije en su día, se atisbaban buenas ideas, capacidad para ejecutar y para crear muy por encima de lo que se mostraba en aquel The unknown voyage y ellos se tomaron en serio (muy en serio) que debían interpretar mis palabras como una arenga para que sus futuros trabajos mostrasen todo el potencial que estos dos músicos seguro tenían dentro de sí. Eso sí, habiendo efectuado cambios de por medio en la formación. Cambio, más bien, pues se mantiene el proyecto como tándem, pero ha cambiado el cincuenta por ciento de sus componentes, pues Javier Calderón ha sido sustituido por Joshua Ratcliff a las voces. Cambia España por Australia CHAOS OVER COSMOS, haciendo honor a su propio nombre, mostrándonos lo maravillosamente caótico que resulta a veces esto de formar una banda.

Separados por casi catorce mil kilómetros, parecen haber empastado con facilidad estos dos músicos, demostrando mucha más madurez y atrevimiento uno, así como el otro aporta variedad y novedad. Por supuesto, en el orden que los menciono, Rafal es quien ha demostrado y se ha empeñado en que el producto que resulta de este nuevo LP sea mucho más completo y sólido que The unknown voyage, notándose también un empeño no únicamente por mejorar en composición, sino también en sonido. Por supuesto, las labores de Joshua seguramente hayan sido fruto de la implicación (obviamente) por que resulte un disco lo más competitivo posible. Pero aquí quien lleva la batuta compositiva y quien se ha mantenido en el proyecto es Rafal, con lo cual podemos atribuir a su esfuerzo que CHAOS OVER COSMOS esta vez SÍ me haya convencido.

Para empezar, como contaba antes, el sonido de las guitarras es mucho más grueso, más duro y extremo, mucho más actual. De hecho, casi noto más referencias al metal extremo o al ya de por sí sabido progresivo que al power metal per sé en The ultimate multiverse. Eso no quiere decir que el power haya sido relegado de su puesto, pero compositivamente, además de por las aportaciones vocales de Joshua Ratcliff (que comentaremos unas líneas por debajo), este disco me ha sonado más extremo. A pesar de que los recursos que se emplean no distan de los que puedan emplear bandas como SYMPHONY X -salvando las distancias-, CHAOS OVER COSMOS engalana su obra con una buena dosis de fondos de teclado, sintetizadores y demás parafernalia atmosférica, para crear una intrincada y necesaria red de sonidos espaciales que quedan fantásticamente bien. Y a pesar de que, como decía, esta gente puede que haya mamado mucho de la corriente más clásica del power progresivo y bebido del manantial custodiado por SYMPHONY X, EVERGREY, PAGAN’S MIND, CONCEPTION o KAMELOT, por nombrar unos pocos, no se deja de lado recursos de metal más moderno o incluso de otras vertientes como el thrash o el death melódico. Mucha facilidad para ofrecer buenas y rápidas melodías en las guitarras, algo que eché en falta en su primer LP pero que en este no es una carencia. Como ligera pega al tema instrumental pondría que el bajo, a pesar de tener bastante presencia, tiene un sonido poco orgánico y a veces satura un poquito, llegando incluso a emborronar ligeramente la base rítmica que aporta la guitarra, pero siempre haciéndole caso a la parte más pejiguera de mi ser.

En el apartado de vocal, un soplo de aire fresco es con lo que participa Ratcliff, quien, a pesar de que creo que se puede sacar mucho más partido (como ya dije de Rafal cuando analicé The unknown voyage), hace alarde de su versatilidad como vocalista. Interpreta con narraciones distorsionadas que nos enmarcan en un contexto casi cinematográfico, ejecuta líneas vocales limpias con distintos espectros de entonación, hace voces guturales de diversa índole y, en definitiva, se muestra mucho más convencido de lo que hace que su predecesor, aunque las comparaciones sean odiosas. Muy buen trabajo.

Destaca como mi favorita “Worlds apart”, que simplemente me parece un temazo. Enhorabuena a estos dos músicos, gracias desde aquí por haber tenido en cuenta las palabras de un humilde servidor, que tan sólo lo que busca es dar a conocer a bandas al mismo tiempo que da a conocer su opinión de esas bandas al no siempre tan respetable.

Comparte: