CHAOS BEFORE GEA + THE HUM – Badajoz – 30/01/2016

Enlaces:

Que la escena está mal, lo sabemos. Se ha dicho. Se ha estudiado el asunto y se ha señalado una y otra vez a los culpables. ¿Por qué debería entonces empezar esta crónica, tardía por la mala leche que provocan las constantes faltas de respeto a los músicos, precisamente con algo que ya se ha dicho hasta la saciedad? Porque parece que nos da igual. Y espero que las líneas que vais a leer a continuación sirvan para algo más que informar sobre “cómo ha sido”.

Espero, de corazón, que sirvan para que nos mojemos todos un poco más, y nos animen a apoyar la cultura. Ya ni el rock, ni el heavy metal, ni el underground, ni “la escena nacional”. La bendita cultura que nos hace mantenernos en la brecha.

Dicho esto (y no lo pienso repetir, ni una sola vez más) debería definir a cada una de las bandas con una frase. Me parece lo más adecuado, ya que, a pesar de compartir componentes (bravo por el doblete del guitarrista de THE HUM/batería de CHAOS BEFORE GEA… ya quisieran muchos tener esa energía y habilidad) y similitudes en cuanto a género, poder ver a estas dos bandas juntas sobre un escenario, siempre es una experiencia distinta.

THE HUM es como mirar el fuego, algo hipnótico, que demuestra que la energía ni se crea ni se destruye,  sino que se transforma. Va más allá de un elemento físico, tangible, y convierte todo lo que toca, en algo distinto.

chaosbeforegea10CHAOS BEFORE GEA, son a la música lo que Stanley Kubrick es al cine. Sinceros, violentos, y milimetrado para que impacte y te mantenga en un estado de tensión que nadie más sabe lograr.

Y lo mejor de todo, es que entre un grupo y otro, no existe el silencio. Solo un pitido que se te clava en el cerebro, y te va a acompañar durante el tiempo que no estén tocando. Aquí no hay medias tintas, ni “vamos a intentarlo”. Es un “con viento y marea en contra, nos haremos a la mar, y la dominaremos”.

Y es así cómo se lanzan THE HUM. Como un capitán Ahab que persigue a su Moby Dick. Intercalan su primer y segundo disco con el acierto sincrónico de los remeros que persiguen a la ballena blanca, y acierta como los arpones que se clavan en la carne. Si siente vértigo, euforia, y una fuerte presión en el pecho, no acuda a su médico de confianza. Acaba de ser capturado por una de las mejores bandas que se puede ver en directo actualmente. Un set list fruto de saber lo que se hace, bien meditado, y que no permite ni un solo minuto de descanso. Salvo para los agradecimientos constantes por la asistencia.

Hablando en plata, y esto no es sexo oral periodístico, es lo que se siente con esta formación. Pura poesía violenta. Escrita y vomitada por gente que no tiene miedo a recorrer una sala empujando al público hasta la barra, adelante y atrás. Como sentir tener catorce años, y asistir a tu primer concierto.

Y esa es quizá la razón por la que, compartiendo escenario con sus hermanos, CHAOS BEFORE GEA, la experiencia se multiplica por diez, cien, mil…Y entiendes, nota a nota, acorde a acorde, porque el disco (no se cortaron a la hora de tocarlo íntegro) se llama Khâron. Porque no había nadie más preparado para traer del infierno este sonido, y las sensaciones que transmite.

chaosbeforegea11¿El mejor ejemplo? Fans con muletas que no tuvieron miedo a meterse en wall of death. Los que permite la sala, sí… pero que ya los quisieran muchos ultrafestivales  y bandas con más ego que talento. Se trata de lo que se transmite. Y para hacer que gente lesionada tenga más peligro que una caja de  granadas en preescolar… bueno ¿Para qué seguir con las metáforas?

La combinación de melodía y velocidad, las voces como contrapunto de la violencia instrumental, y sobre todo, las sonrisas en las caras de los intérpretes (la mejor muestra de que disfrutar de lo que se hace, mejora la calidad del producto) en todo momento, son algo que solo vais a comprender si habéis escuchado el disco, o los habéis visto en directo.

Me niego, he de decirlo, a hacer una crónica aburrida, narrando una lista de las canciones que se tocaron. Cualquiera puede hacer eso. ¿Lo que os recomendamos desde Subterráneo? Que os acerquéis un paso más a lo que nosotros vivimos de esta manera, y os contamos. Soltad la cerveza y el cigarrito, y acercaos al escenario. Agarraos fuerte, y dejad que estas dos bandas se os lleven a sitios que ni nosotros podemos describir, ni serán iguales en nuestra memoria y la vuestra. Porque verlas es inolvidable, con o sin acompañamiento de otra banda (por desgracia, como tuvo que ser en este caso).

Cualquier otra cosa que os cuenten sobre ellos, es una cochina mentira. No arriesgarse a comprobarlo por uno mismo, al precio de cuatro euros la entrada, un error que vais a lamentar por el resto de vuestras miserables vidas.

Más fotos aquí:

firmaeloy

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS