CHAOS BEFORE GEA (ESP) – Chronos, 2018

Enlaces: Facebook

Los malagueños CHAOS BEFORE GEA han editado su tercer disco en cinco años sin mostrar signo alguno de desgaste o falta de ideas. Tanto su debut Erebo (2013) como su continuación Khâron (2015) fueron esfuerzos meritorios que trajeron frescura e impulso al panorama local del metal moderno. Cuando apareció el segundo recuerdo que dije que en unos años recordaríamos haber seguido los primeros pasos de la banda,y me reafirmo, puesto que el grado de esfuerzo e implicación de estos músicos en su proyecto está fuera de duda.

Este tercer trabajo, Chronos, trae de vuelta la inspiración en la antigua cultura griega que es marca de la casa y seña de identidad de la banda, recuperando un estilo tipo cómic en la portada que se parece más al del primer álbum que a la atmosférica ilustración que nos preparaba para surcar las aguas turbias y oscuras de Khâron. En cuanto al título, Crono se identifica con la personificación del tiempo. Aunque no se corresponde de forma directa con ningún dios o titán de las fuentes mitológicas clásicas, sí que se le ha identificado, confundido o sincretizado en diferentes manifestaciones artísticas o literarias. Según el famoso manual de filosofía presocrática de Kirk y Raven, las fuentes señalan menciones en el contexto de la cosmología órfica al tiempo inmortal e imperecedero, con el nombre de Crono, como “padre” del éter, del caos y de la oscuridad (Erebo) que a su vez son anteriores a la aparición de los dioses y demás figuras más conocidas.

La música de Chronos puede dar, como ocurre con su portada, cierta sensación de regresión estilística recuperando las intenciones inocentes pero ambiciosas de Erebo. Sin embargo, pese a que estamos ante un disco claramente menos oscuro y más accesible que Khâron, está claro que lo aprendido durante la experiencia de aquel segundo disco sigue presente en Chronos. La separación en términos estrictamente musicales entre las partes de groove/death metal melódico más moderno y las que tienden hacia el sludge es perceptible, pero en cuanto a estética e intenciones hay una continuidad muy bien conseguida. Esto potencia la variedad dentro de la homogeneidad. Los temas de Chronos son, como ya lo eran los de álbumes anteriores de CHAOS BEFORE GEA, muy cambiantes y formados por partes muy diferentes entre sí, pero su rango dinámico hace que sean amenos y pegadizos.

Por otra parte, persiste una sensación de que el todo es mayor que la suma de sus partes. Chronos se percibe como si fuera una sola composición muy larga, y resulta difícil destacar temas individuales. De hecho tras la escucha del disco es fácil recordar muchas partes, si bien quizá no sepamos en qué tema se encuentran. Algunas de las más destacables según mis gustos están en “Chronos”, “Rebirth”, “Legacy of the flame” y especialmente el primer tema, “The void”. Es una muy buena elección como tema de apertura, porque el grupo muestra sus puntos fuertes desde el principio consiguiendo enganchar a la audiencia sin engañar a nadie, ya que el resto del álbum mantiene un nivel similar.

Por lo demás, la producción es quizá algo más brillante que en anteriores obras, lo que nos permite dar cuenta del trabajo armónico. Las texturas de guitarra tienen un papel muy importante en esta obra, como lo tiene una vez más la voz, que es de mis partes favoritas de CHAOS BEFORE GEA desde que conocí el grupo. Aunque en esta ocasión las voces limpias parecen tener menos momentos de exhibición, cuando aparecen se agradecen. Además Ismael va mejorando su técnica poco a poco sin perder ese estilo particular que a mí siempre me ha recordado a los cantantes de rock alternativo de los noventa.

Si podemos decir algo malo sobre Chronos es que no aporta demasiadas ideas nuevas respecto a los dos trabajos precedentes, pero creo que su propósito es más bien terminar de depurar la identidad estilística del grupo y llevarla a su potencial total. CHAOS BEFORE GEA mejora lentamente pero con seguridad en cada nuevo trabajo, dando pasos pequeños pero importantes, y espero que sigan su marcha.

Comparte:

COMENTARIOS