CHANID (POL) – In hoc signo vinces, 2020

Enlaces:

Dos años han tardado en reaparecer y cuatro son las canciones que forman este nuevo asalto de los polacos CHANID y que lleva por título In hoc signo vinces, frase en latín que pronunciara el emperador romano Constantino I y que viene a decir algo así como “con este signo vencerás”. Esta banda y su propuesta suelen mostrarnos y disfrutar de un buen y potente sonido (incluso mejor que en su anterior trabajo, el disco Lucifer de 2018), además de furia violenta y belicosidad, cualidades ambas perfectas para los seguidores del metal negro.

Veloz y agresivo black metal, como digo, que recogen en tres cortes, ya que el primero de ellos es más bien una introducción de tipo instrumental y ambiental. Rápidas y melódicas guitarras de las que fluyen armonías por doquier, que a veces se combinan con determinados momentos pegadizos, como la parte final del tema título, que coronarás haciendo coros y alzando los brazos. «Luciferian Hesychasm» es el más extenso de todos ellos y transcurre con el acelerador pisando a fondo, con cierto aire a la escuela sueca, mientras que el último, «Enlightenment«, contiene pequeños pasajes oscuros y lentos, pero en su mayoría son cabalgadas que siembran el pánico y la destrucción, como los cuatro jinetes del Apocalipsis montados en sus caballos de distintos colores recorriendo el mundo. Las letras se mantienen en la senda luciferina, con la que arrancaron en sus inicios. Esta vez, se trata de la introducción a la historia del reino de un nuevo dios en la Tierra.

Este EP, igual que ocurriese con su último plástico, ha sido mezclado en los Sunstorm Studio de Igor Brzeski, con un estupendo resultado, y quien ha trabajado con grupos como SACROFUCK, CLAIRVOYANCE o los hard rockers MERGE CONFLICT. Tras algunos cambios en la formación, la actual en In hoc signo vinces queda compuesta por Forest a las voces y guitarra, Sentiel igualmente guitarras además de teclados, Necrofilip al bajo y como batería Krzysztof Klingbein.

Poco más de veinte minutos de esta edición autoproducida en cooperación con el sello también de Polonia Black Vault Records (DET GAMLE, HORNS, FALL…). Material perfectamente válido que muestra el camino firme y sincero por el que transitan estos tipos, demostrando que siguen avanzando paso a paso y superando con cada nueva publicación a su anterior.

Comparte: