CHALICE OF SUFFERING (USA) – Lost eternally, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Han pasado ya tres años de For you I die, ópera prima de CHALICE OF SUFFERING. Por entonces me llamó la atención el uso de la gaita en el disco como elemento identitario. Recuerdo haberlo llamado «un funeral celta», ya que esa gaita se integraba en un funeral doom bastante melancólico, que no opresivo, tipo CATACOMBS. Supuse que de ahí en adelante esa sería su seña de identidad. Error.

Como una secuela que a los pocos minutos descarta toda posibilidad de parecerse a la primera parte, aquel funeral celta sólo dura hasta «In the mist of once was«, la primera canción del disco. Una apuesta muy arriesgada, pues en el mar de grupos actuales hay que estar muy seguro de lo que uno hace para descartar tu identidad actual en favor de una nueva. 

Así, Lost eternally ha potenciado el elemento gótico de su música, con un mayor uso del piano y teclados, voces limpias y habladas o brevísimos pasajes ambientales. Suena, definitivamente, a depresión por pérdida de ser querido. No obstante, y que esto no lleve al engaño, Lost eternally sigue siendo una obra tremendamente densa y difícil de digerir. 

Es un álbum que apenas se sale de los estándares del género, lo cual no es necesariamente negativo. El problema viene cuando lo que más disfrutamos son las secciones limpias y ambientales, como en «Forever winter«, que incluso tiene decisiones valientes, como el uso del sintetizador. Pero cuando vuelve a las partes más habituales no hay mucho que realmente nos llame. Eso es algo que se ha perdido con respecto a For you I die, que lo «inusual» de lo celta se mezclaba con lo habitual del funeral doom. Aquí no, aquí son agua y aceite. Una oportunidad perdida para hacer un funeral doom ambiental pero bello, donde salir de la norma completamente, transicionar hasta la mezcla y acabar en lo realmente denso. Por ello bandas como ESOTERIC llevan siendo referencias del género. 

No es que Lost eternally sea un mal disco o tenga pésimas composiciones. Tiene elementos con potencial, pero desaprovechados. Han evolucionado desde su trabajo anterior, pero se han quedado a mitad de camino. ¿Qué camino? El de encontrar otro sonido tan característico como el doom gaélico que desarrollaron hace unos años. Lost eternally es una buena obra, pero como muchas otras que han salido y saldrán este año dentro del campo del doom. 

El álbum se recrea en lo que podemos esperar del funeral doom de corte melancólico (o gótico, como hemos mencionado antes): temas extensos y lentos, teclados a modo de órganos, voces limpias y profundas, un tono de guitarra no demasiado oscuro, spoken words en pinceladas… Pero más allá de eso no lucha por salir de los límites prestablecidos. Algo que puede sonar absurdo exigir si un grupo desde el minuto uno ha dejado clara su propuesta y el género que quieren tocar, pero no cuando anteriormente has sacado ligeramente «los pies del tiesto». Sí que es cierto que en muy contadas ocasiones introducen pequeños detalles diferenciadores: la segunda mitad de «Miss  me, but let me go» cambia el ritmo completamente, llegando a sacar el bombo de la batería y modificando la atmósfera del tema para acabar de manera abrupta con un segmento en spoken word tan solo acompañado por un sintetizador. Son estos pequeños cambios los que provocan que nuevamente prestemos atención a lo que estamos escuchando. Quizás CHALICE OF SUFFERING deberían valorar que tienen las herramientas para distinguirse del resto, aunque no suponga una revolución que ponga del revés el funeral doom. 

Lost eternally es lo que podíamos esperar de ellos, pero quizás esperábamos un poco más, como el chico listo de la clase que saca un siete pero no le fallan capacidades para llegar más alto. Habrá que esperar a la siguiente ocasión. 

Comparte:

COMENTARIOS