CELTIBEERIAN (ESP) – Deiwos, 2017

Enlaces: Facebook

El folk metal no nació ayer, ni de manera espontánea, ni en un solo lugar del mundo. Hay quien habla de ORPHANED LAND, quien pone a MOONSPELL de referentes o bandas casi desconocidas de finales de los ochenta de un pueblo perdido de la mano de dios de Inglaterra, adeptos a oscuros rituales.

Pero lo cierto es que las inquietudes de mezclar música folk tradicional con el rock y el metal son algo universal. Más o menos desarrolladas en los 90, de diversas maneras y cada cual con sus propios instrumentos, pero es algo universal. Y, sin embargo, cuando hablamos de folk metal se cae en un eurocentrismo inmenso. Como si todo fuese ELUVEITIE o algo parecido (lo cual tampoco es justo, porque no todas las bandas suenan igual que los suizos…), de modo que vamos a dejar claro que a lo que haremos referencia, concretamente a este Deiwos de CELTIBEERIAN, es celtic metal. Por ponerle un nombre y alejarnos de dicho eurocentrismo. Creo que es más adecuado teniendo en cuenta el folk al que se adhieren.

Creo que no tener en cuenta a CELTIBEERIAN a estas alturas como uno de los referentes nacionales del género me parece un error inmenso, y sin embargo se les infravalora constantemente. No es algo nuevo con el género. “¿Violines y flautas en mi metal? ¡Blasfemia!” Y sin embargo son capaces de llenar salas y festivales como si de sus canciones emanase cierta magia que atrae, engancha y nos lleva a lugares a los que que otros no consiguen llevarnos. Con cada disco lo consiguen, y este no iba a ser menos.

La variedad vocal es un punto a favor. Gus, Dagda y Patri (bajista, viola-whistle-gaita-bouzouki y violín respectivamente), compartiendo estas tareas, hacen que la monotonía desaparezca. Eso no existe aquí; la eufonía es impecable, porque va más allá de la armonía del “ahora voz femenina limpia, ahora voz masculina gutural, ahora otra vez femenina, vuelta a empezar…”. Y con el resto de instrumentos pasa igual; no existe uno que destaque sobre el resto, todo se complementa, todo es milimétrico. Es difícil no ponerse a pensar en druidas, en guerreros con pinturas de guerra azul y en bosques frondosos donde se venera a dioses de la naturaleza, como una yegua o un lobo.

Los instrumentos más folk (viola, violín, flautas, gaita y bouzuki) no rompen la dinámica ni hacen menos “metal” la experiencia, ojo. Hay bandas a las que les pasa, que terminan siendo engullidas por ese toque celta y terminas pensando “para esto podrían hacer un proyecto acústico completamente folk y yo estaría igual de enganchado… pero esto no es metal”. Pero en este caso tienes las dos partes, lo mejor de cada casa, un equilibrio que solo te da el trabajo duro.

Pero es que con todo y con esto no les basta. CELTIBEERIAN coge el concepto “celta” ibérico y lo exprime al máximo, con todos los elementos que puede y le da la gana. Y todos son maravillosos y aportan algo que nadie es capaz de aportar. Por supuesto que tenemos elementos más “tradicionales”, pero luego observamos “Puellae gaditanae”, y todos los elementos que se trae (por contexto histórico), y los elementos andalusíes (no estoy seguro de que este sea el término correcto, pero espero que sirva para expresar lo que quiero decir, y si no escuchad el tema) y te ponen del revés. O “Txoria txori”, que es un poema vasco de los años 50 (que luego adaptaría Mikel Laboa a la música) y por la que tengo mucha debilidad, y escuchar esta versión (con su txalaparta, instrumento vasco que se compone de, literalmente, dos tablones y dos palos) ha sido esa sensación de calor en el corazón. Recomiendo que busquéis la letra, porque veréis que podría ser perfectamente una canción de origen celta dependiendo de las distintas interpretaciones. Probablemente lo que querían lograr y han logrado con creces.

Como veis, no es difícil comenzar a divagar a la hora de cantar las alabanzas de esta formación y de este Deiwos en concreto. Y podría pasarme horas así, podría realizar un análisis muy profundo desde el punto de vista histórico y sociológico y de los pueblos peninsulares y las religiones y los pueblos… y la relación que guarda todo con las canciones de CELTIBEERIAN. Pero no acabaríamos nunca. Y no creo que ellos quieran tampoco acabar nunca de hacerlo, por eso siguen sacando discos tan buenos y redondos.

Creo que poco más se puede añadir, salvo que actualmente son de lo mejor que hay en cuanto a celtic metal, y no se les debe infravalorar dentro del folk. No puedo insistir lo suficiente en la inmensa calidad de su trabajo y su capacidad como músicos. Simplemente perfectos.

Comparte:

COMENTARIOS