CAULDRON – Regnum-Phobos, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

A veces uno descubre bandas y se sorprende de que llevan en activo un pilón de años y sin embargo uno no ha tenido conocimiento de ellas hasta ahora. Esto hace que el estilo que practiquen se deba analizar desde esa solera que da el llevar en activo más de dos décadas. Es el caso de los catalanes CAULDRON. Su fundación data de 1993 nada más y nada menos, siendo el miembro más antiguo presente en la formación actual Thanatos, que además es el batería de SVIPDAGR, cuyo último disco también podéis ver reseñado en estas páginas y que de hecho fue la banda que me hizo dirigirme hacia CAULDRON al descubrir el nexo de enlace entre sus dos baterías. Con este bagaje de años (si bien entre 2006 y 2012 estuvieron inactivos) uno se esperaría una discografía más amplia…

Pues no es así. CAULDRON es otro ejemplo de lo que es ser una banda que, por motivos que no son explicables, están ahí pero no salen a la superficie. Regnum-Phobos, que es la nueva obra de CAULDRON, es sólo su segundo disco, y el primero de la formación, llamado Aker, es del 2001. Más de quince años sin editar nada nuevo es mucho tiempo, si bien Thanatos no ha estado quieto y eso se nota en su propio bagaje y en la mejoría abismal que CAULDRON ha tenido entre su prometedor debut y este disco que le da continuidad y que sigue inalterable en sus principios pero no en sus formas ni en sus ropajes.

Tenemos delante una banda de patrones estilísticos claros. Simplemente black metal en su forma más arcaica, fría y demencial. Tampoco en un sentido primitivo y prescindiendo de los medios a su alcance. Ni dirigiéndose hacia avances armónico-estructurales que los entronque con las nuevas tendencias del metal oscuro. Si te vas a Suecia y Noruega a principios de los noventa te encontrarás con MARDUK, DARK FUNERAL, DISSECTION y por supuesto MAYHEM. Todos ellos están en CAULDRON, especialmente los dos últimos (el sonido del bajo es totalmente MAYHEM y muchos cambios de ritmo también), todo ello con un pequeño toque death metal en algún riff pero más aparente que otra cosa (como ocurre en “Severe martyrdom”, que además de servir de escaparate de este disco es uno de mis temas favoritos).

El punto diferenciador es debido a aquello de que la experiencia es un grado y es que todo funciona en CAULDRON y nada está ahí por estar. Si te gusta el black metal bien producido, frío, afilado, con estructuras pegadizas, groovies a veces, veloces otras y siempre ambientalmente espeluznantes gracias a la voz del propio Thanatos en “Unholy”, (que se encarga de las baquetas y también del micro en ese tema) y de Rex Inferus en el resto, entonces Regnum-Phobos te tiene que gustar sí o sí. Es de esos discos que no aportan nada que no conozcas pero están muy bien hechos y por eso destacan. Destacando para mi gusto la labor rítmica y los riffs, que se combinan muy bien en todas las texturas y ambientes para dotar de personalidad a los temas.

Los pasajes más MAYHEM me encantan, como ocurre en “Satanic manifesto”, con esa línea de bajo que se escapa de la estela de las guitarras y ofrece un pulso avanzado, o más adelante en “Unholy”, de una forma más calmada y donde se cuela alguna influencia más pagana como la de KAMPFAR. El toque DISSECTION también me viene a la cabeza y encaja muy bien en “My dominions”, un tema de gran calado emocional y muy envolvente… son ejemplos de mi propia escucha, pero no hay nada de relleno o prescindible en Regnum-Phobos.

Esperemos que esta segunda juventud en CAULDRON no se vuelva a interrumpir y no tengan que pasar otros tres lustros para dar continuidad discográfica a su existencia. Mientras tanto Regnum-Phobos es un disco tan arquetípico como disfrutable y bien pensado y ejecutado, que si eres amante del black metal en sus formas más frías y arcaicas no debes dejar pasar.

Comparte:

COMENTARIOS