CAST THE STONE (USA) – Empyrean atrophy, 2018

Enlaces:

Cuando en un disco se juega con un estilo y sus diferentes ramas, y con cada canción nos muestran una faceta diferente, se tiende a pensar que la banda no ha encontrado aún su identidad musical o que es muy novel. En muchos casos es la pura realidad, pero hay otros en los que claramente es el caso contrario: van bien agarrados al volante y conducen hacia donde les da la gana. Y aquí es donde rueda CAST THE STONE

Los estadounidenses formaron la banda en 2002, aunque no tuvieron demasiada continuidad. Después de sacar en 2005 su primer larga duración, Dark winds descending -que además no logro encontrar/escuchar por ningún lado- han estado trece años sin editar nada. Eso sí, quienes la gestaron no han estado parados. El mismo año en el que lanzaban su debut, el guitarrista Mark Kloeppel se unía a MISERY INDEX y Derek Engemann (bajo) a COVENANCE, y tocan y han tocado con otro montón bandas (véase CATTLE DECAPITATION). Y recientemente coincidieron también con el batería de la banda Jesse Schoebel en SCOUR. Podemos entender entonces que no son precisamente novatos.

En 2018 regresaban con Empyrean atrophy de la mano de Agonia records, un EP con siete temas, seis de ellos propios, que van a llevarte por una misma carretera: la del death metal. En un viaje más light que con las citadas referencias, pero también bruto y contundente a la par que cálido y atrayente. 

Juegan con el pasado y el presente utilizando la pesadez del death americano de la vieja escuela y la parte más melódica del sueco, dándole un punto de agresividad con ciertos toques black/death y un sonido más moderno. Las voces Andrew Husky -que me recuerda a Stéphane Paré de QUO VADIS en cuanto a fuerza y potencia- tienen el rango perfecto para aportar aún más cuerpo al «grosor» que ponen la batería y el bajo. Engerman y sus cinco cuerdas están bien presentes en el disco, siempre juguetón, dejando alguna que otra puntillita técnica. 

Dos de los títulos se salen de esta dinámica: «Stading in the shadow«, tema enteramente acústico, y «The burning horizon«. Esta última sin duda habría sido mi elección para el final, pues es una especie de suma de todas las facetas de la banda, con partes totalmente directas y otras más introvertidas, con cierto aire a OPETH y que se extiende hasta los siete minutos y medio.

Empyrean atropy termina demasiado pronto (sólo dura 26:29 minutos) y lo hace con «Jesusatan«, canción original de INFESTDEAD, proyecto de Dan Swano, quien también se ha encargado de la producción de este trabajo. Y como podréis imaginar el sonido no tiene pega.

Hasta ahora CAST THE STONE no parecen haber buscado ganar ninguna carrera, pero esperemos que este EP les haya servido de impulso para llegar a alguna meta, porque queremos más material como este. 

Comparte:

COMENTARIOS