Carta a la Embajada de Irán en España

Enlaces:

Buenos días,

Me dirijo a la Embajada de Irán en España desde la humilde posición de un autónomo con una empresa de sonido, tras enterarme de los cargos a los que se enfrenta en su país una banda de música, CONFESS, y que pueden acabar con una larga estancia en prisión o incluso la pena de muerte por su simple actividad como banda de metal, y la libertad de expresión del contenido de sus letras. 

Debo admitir que no conocía al grupo musical hasta ver la noticia de su encausamiento… Pero sí he tenido noticia de otras bandas de su país que me han sorprendido muy gratamente por su calidad. También les diré que inmediatamente después de escribirles, buscaré y escucharé todo el material publicado por CONFESS… Y dudo que sea un caso único en este mundillo. En otras palabras, si pretendían que su mensaje (que va dirigido únicamente a los fans de su música) se limitase en su difusión, es evidente que el efecto será el contrario… Creciendo exponencialmente a medida que avance el “caso” judicial contra ellos. 

No voy a entrar a valorar su sistema judicial ni sus leyes, ya que como país soberano que son, no tienen por qué dar explicaciones a nadie al respecto, excepto en lo que respecta a los Derechos Humanos reconocidos en la ONU, organización a la que su país pertenece, y en donde creo (no soy jurista) que se recoge la Libertad de Expresión.  Lo que sí me permito decirles es que, al utilizar sus leyes con rigurosidad contra grupos de música, perjudican notablemente la imagen de su país en el exterior, y facilitan que los discursos interesados para atacarles mediáticamente se refuercen y redoblen notablemente. Y sin ser experto en la materia, creo recordar que Irán acaba de salir, por fin, de un periodo de sanciones comerciales impuestas con criterios no precisamente exentos de intereses externos.

Les pido, encarecidamente, que reconsideren malgastar el tiempo de sus abogados y fiscales en judicializar unas letras que, en el mundo del «metal extremo», deben verse como lo que son, no como lo que se pueda percibir desde fuera que sean. Es cierto que la temática puede provocar rechazo, pero los temas tratados son pura ficción. Y el aficionado a este estilo no es, en absoluto, un criminal en potencia. Hay bandas que hablan de películas de Serie Z, con mutilaciones y zombies, sin que hayan mutilado jamás a nadie… Ni pretendan que se mutile a nadie…  Es increíble que haya que incidir en ello. Repito, no le hacen daño a nadie, ni ponen en peligro a nadie, ni atentan contra las creencias de nadie. Separemos ficción y música de creencia religiosa y de la ley, pues aquí no se ha cometido delito alguno. Es pura ficción, que no tiene por qué ser pasada por el filtro judicial.

Por otro lado, cuentan ustedes con bandas que, como CONFESS, tienen un valor cultural que quizá no están valorando adecuadamente. Contar con bandas de su país en un festival de música extrema, por ejemplo, sería una buenísima noticia. Toda la prensa especializada difundiría las altas cotas de calidad que alcanzan sus músicos en unos estilos tan técnicos y acelerados como los del metal extremo. En otras palabras, no entendemos cómo ante un esfuerzo de miles de horas de ensayo, no se valora la calidad de sus músicos y el potencial que tienen en Festivales y eventos en todo el mundo, en los que, lejos de darles una mala imagen como país, la reforzarán desde algo tan universal como la Música…. Aunque sea un estilo que probablemente no entiendan… Lo cierto es que existe un mercado internacional ávido de descubrir nuevas bandas. Agradecería que valorara este punto el responsable de Cultura de su Embajada, si fuera posible.

No niego que la temática de estos estilos musicales pueda resultar “transgresora”, hasta cierto punto, como pueda serlo un cómic de temática zombie, o un chiste de humor negro… Eso no convierte en peligrosos ni a sus músicos ni a sus fans. Y no creo que se pueda hablar de blasfemia o de atentar contra la religión oficial de su país, porque estamos en el plano de la ficción. Es decir, no hablamos de un acto, ni de una intención de un acto. Dudo mucho, sinceramente, que los miembros de CONFESS hayan interrumpido actos religiosos, o los hayan boicoteado, ni nada parecido. Simplemente son músicos con un estilo musical y unas letras que son atacadas con virulencia en países como EEUU, donde se creó todo un comité (PMRC) y se judicializó a bandas y artistas en procesos infames en los años ochenta. Me sorprende que su país quiera seguir los pasos de aquellos tribunales de conciencia más propios de las listas negras de McCarthy.

Desgraciadamente, no tengo que irme a su país para ver persecución policial y judicial (e incluso mediática) de artistas. En España se ha procesado a DEF CON DOS, se procesó (y liberó) a S.A. entre otros, resultando finalmente absueltos tras unos costosos procesos judiciales sin sentido. Muy recientemente se ha aplicado nada menos que la ley antiterrorista por realizar una sátira contra la “Ley Mordaza” que padecemos y que atenta contra derechos fundamentales recogidos en nuestra Constitución. Se ha llegado al absurdo de considerar “enaltecimiento del terrorismo” una actuación realizada por unos titiriteros… y se ha alcanzado el punto esperpéntico de llegar a poner bajo custodia a los muñecos utilizados en su espectáculo.

Pero hay más, en España hemos comprobado la persecución alegal de la que han sido objeto muchos artistas, a los que se les han boicoteado actuaciones coaccionando, sin base legal, a los organizadores y sponsors de Festivales y Salas varias. En todos estos casos hemos mostrado, a título personal y como empresa, nuestro más absoluto rechazo a la criminalización de la libertad de expresión cultural. Y en este caso lo haremos una vez más, motivo por el que contactamos directamente con ustedes.

Si tienen ocasión, agradecería que trasladaran a los músicos de CONFESS nuestro apoyo en estos momentos difíciles, trasladándoles esta nota a sus defensores legales, así como todo el ánimo posible por mantener su pasión por una música tan mal entendida y perseguida en países occidentales, objeto de ataques injustificados por puro desconocimiento o por directa mala fe. Aspecto que espero que no sea igual en su país. 

Esperando una pronta resolución de este caso, en la que impere la coherencia dentro del más absoluto respeto a su país, y que por tanto CONFESS sean absueltos, demostrando que en Irán se respetan más el Derecho de Libertad de Expresión que, por ejemplo en España.

 firmahiru

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *